Hay muchas ocasiones en las que el estrés diario te invita a dejar todo lo que te rodea y escaparte a un lugar lejos de la civilización para desconectar de todos los problemas que nos rodea. Se ha comprobado que la naturaleza es uno de los mejores remedios contra el estrés. De ahí que cada vez sean más las personas que cada cierto tiempo organizan algún tipo de viaje a una casa rural o alojamiento similar. Pues bien, hoy os queremos hablar de una vivienda de este tipo pero que sigue un concepto totalmente diferente. Su nombre es The Rockhouse y su principal característica es que ha sido construida en el interior de una caverna de 700 años de antigüedad. ¿No os da gana de conocerla?

Un sueño ermitaño

El responsable del diseño y construcción de The Rockhouse, es Angelo Mastropietro que a sus 38 años de edad ha conseguido hacer realidad uno de sus sueños. Se trata de un proyecto de superación ya que en 2007 le fue diagnosticado esclerosis múltiple cuando era jefe de una exitosa empresa australiana. Desde ese momento, decidió llevar a cabo un proyecto para construirse la casa de sus sueños en su lugar favorito del mundo, el bosque Wyre de la ciudad que le vio nacer: Worcestershire (Gran Bretaña).

Su idea de casa ideal consistía en vivir como lo hacían nuestros antepasado en la prehistoria, es decir, en interiores de cuevas pero con las comodidades de nuestra época. Para llevar a cabo su proyecto, lo primero que hizo fue adquirir un terreno de 3 hectáreas que incluía una cueva de 700 años de antigüedad y que había sido esculpida en acantilados de piedra arenisca de 250 millones de años. La inversión de este terreno le supuso un desembolso de algo más de 180.000 euros.

Un trabajo nada sencillo

Convertir esa gruta en una vivienda, como podéis suponer, no fue un trabajo sencillo. El principal problema al que tuvo que hacer frente, fue al grosor de las paredes y las condiciones del terreno, que hacían complicado que se pudiera construir una casa totalmente funcional a la vez que confortable.

Fueron necesarios 5 años de trabajo para que Angelo viera cumplido su sueño. Como principal objetivo, se puso mantener el aspecto original y rústico de la cueva. Para conseguir esto, decidió pintar las paredes de blanco en vez de revestirlas de baldosas o materiales similares.

Un resultado sorprendente

The Rockhouse cuenta con un dormitorio principal, un despacho, salón, baño, cocina, despensa y patio exterior. Todas esas partes de la casa cuentan con una decoración especial que el propio Angelo ha diseñado.

La casa puede ser visitada por cualquier persona que esté interesada en conocer más sobre ella. Pero si además queréis sentir lo que se siente al dormir en una cueva centenaria, también puedes alquilarla para pasar la noche en ella a la vez que te relajas.

Vídeo The Rockhouse

Queremos compartir con vosotros este vídeo donde podéis ver más información sobre esta peculiar vivienda y toda la historia que hay tras ella.

¿Qué os ha parecido The Rockhouse, esta casa que ha sido construida en el interior de una cueva? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here