Si tuviera que decir el país que más me gustaría conocer de todo el mundo, la respuesta sería Nueva Zelanda. Hay algo este país que me llama la atención desde que era niño. No sé si será su cultura, sus parques nacionales o los misterios que se esconden en esta región del planeta, la cuestión es que se trata de un país que me tiene enamorado. En nuestro blog ya os he hablado en alguna ocasión de casas diseñadas y levantadas en esta zona del planeta. Es el caso de la casa marina que os presentamos hace algún tiempo o el diseño de una casa con forma de tienda de campaña. Hoy os queremos hablar de una casa rural en Nueva Zelanda que me ha llamado la atención por su diseño y la zona donde ha sido levantada. Sin duda, un bonito lugar donde poder descansar mientras recorremos el país.

Pequeña pero moderna casa rural en Nueva Zelanda

En España estamos acostumbrados a encontrarnos casas rurales muy grandes con capacidad para muchas personas. No es el caso de esta casa rural en Nueva Zelanda, que no cuenta con mucho espacio, pero si muy bien aprovechado. Los encargados de este proyecto fue el estudio de arquitectura LTD. La casa fue construida en Puhoi, a 50 km de Auckland.

Como no podía ser de otra forma, la casa rural se encuentra rodeada de arbustos y árboles típicos de la zona. Para su diseño, los arquitectos se inspiraron en la simplicidad de las cabañas de campo. Para su construcción, se utilizó madera de la zona para una mejor armonía con la naturaleza.

Un patio pensado para el relax

Si nos fijamos en su patio exterior, descubriremos que este ha sido diseñado para el relax de los que se alojen en ella. La casa cuenta con una chimenea de hormigón que ofrece calor cuando la temperatura de la zona baja, aunque para calentarse hay que estar muy próxima a ella. También cuenta con dos bañeras individuales desde las que se puede contemplar todo el valle.

Cuando no se están utilizando las bañeras, estas pueden ser tapadas con una cubierta que las oculta de la vista. Esta cubierta también puede ser apoyada para utilizarla como una mesa comedor al aire libre. La gente se sentará en el suelo sobre unos cojines para mayor comodidad.

Justo al lado de esta zona, nos encontramos la sala de estar que se abre hacia dos lados. Esto ofrece una experiencia de vida interior / exterior.

Diseño minimalista

 

Detrás de la sala de estar, nos encontramos la cocina y el comedor que cuentan con un diseño minimalista. Tanto los muebles de la cocina como las sillas de esta zona de la casa son blancos, al igual que las paredes, una tonalidad solo rota por el color de la madera. En la zona del comedor, hay una pared corredera que se abre para dar paso a un dormitorio y la zona de juegos para niños.

El baño principal de la casa está situado entre el comedor y el dormitorio de los niños. Su decoración sigue la misma paleta de colores que el resto de la casa, es decir, el blanco y el color madera. Aquí nos encontramos con una claraboya que permite la entrada de luz natural procedente del exterior.

Cerca de la mesa del comedor, está la escalera que nos lleva al piso superior. Esta escalera cuenta con iluminación oculta que hace resaltar su diseño. Estanterías de madera corren a lo largo de la escalera.

En la parte superior de la escalera, nos encontramos con un pequeño tocador y un armario empotrado.

Además del armario y el tocador, nos encontramos con un dormitorio que cuenta con cuatro claraboyas colocadas por encima de la cama. Si nos situamos detrás de la cama, se puede ver el salón de abajo.

Frente a la cama, nos encontramos con un escritorio muy simple pero que ofrece un buen espacio a la hora de tener que realizar cualquier tipo de tarea.

¿Qué os ha parecido esta casa rural en Nueva Zelanda que os hemos traído? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta