El edificio Hoover, es uno de los más representativos de Londres. Construido en 1930, ha sido restaurado recientemente por IDM Properties. Esta antigua fábrica de electrodomésticos se ha convertido en un moderno edificio compuesto por 66 viviendas de lujo. En esta reforma, se ha buscado combinar materiales que encajasen con el diseño contemporáneo que buscaban los arquitectos. La solución la encontraron en la piedra acrílica HI-MACS.

Hay que decir que el edificio Hoover fue catalogado como patrimonio de grado II en 1980. Esto supone que cualquier restauración debía mantener el característico diseño para garantizar el legado.

El edifico destaca por su espectacular fachada palaciega de enormes columnas y ventanales. IDM Properties ha invertido mucho en la preservación y restauración de las características históricas pertenecientes a este edificio nacional. Para ello, se han conservado numerosos elementos Art Déco originales, en particular, las monumentales escaleras de hierro forjado, las molduras y cornisas, el suelo de terrazo en el vestíbulo y los colores verdes originales de los pasillos. Pero en lo que más se ha trabajado para su conservación, ha sido en el mantenimiento de la suntuosa fachada de este emblemático y protegido edificio londinense.

La amplitud del salón – comedor y cocina

El estudio de arquitectura buscaba aprovechar al máximo el espacio ofrecido por este mítico edificio. Para ello se decidió que tanto en los estudios como en las viviendas de más de una habitación, el salón y la cocina ocuparían un mismo espacio en el que el estilo y la decoración fluyeran creando una estancia acogedora.

Las cocinas de estas 66 viviendas constituyen un lugar esencial del diseño en estos lujosos espacios, en los que se ha utilizado HI-MACS para crear unas imponentes encimeras que han sido realizadas por Solid Fabrications de Belfast y suministradas por James Latham.

Las encimeras, realizadas en la tonalidad Andromeda de HI-MACS, se integran perfectamente con los armarios a medida de puertas batientes y con los electrodomésticos encastrados, consiguiendo así un resultado uniforme como si se tratase de una única pieza.  La tonalidad elegida para la piedra acrílica de LG Hausys proporciona amplitud, limpieza y luminosidad, contribuyendo de este modo al equilibrio global con la elección de estos materiales modernos y contemporáneos que contrastan con el estilo Art Déco propio del edificio.

Como no podía ser de otra forma, todos los electrodomésticos están fabricados por Hoover, un claro guiño a los orígenes de este edificio.

Habitaciones Art Déco

El resto de estancias de la casa están cuidadas hasta el más mínimo detalle. Se ha apostado por darle un toque vintage y para ello se ha hecho uso de telas, cojines o lámparas que nos transportan al pasado.

Las tonalidades de la decoración debían resaltar frente a los tonos claros elegidos para todo el mobiliario, pero sin que desentonasen con el estilo que los interioristas buscaban. Por este motivo se decantaron por colores verdes, en consonancia con los elementos exteriores de las ventanas o con los mosaicos del pasillo de la entrada al edificio. Siguiendo con las tendencias propias de los años 30 se eligió el dorado como motivo principal de los elementos decorativos y colores lisos, en los tejidos, para que aportaran calidez sin crear un espacio recargado.

Hay que resaltar que el edifico Hoover se ha convertido en un punto de referencia arquitectónica debido a su imponente fachada, así como por sus modernos interiores y contemporáneos que lo convierten en un edificio único para el Reino Unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here