Para los que nos gusta la arquitectura, es muy complicado quedarnos con un único estilo, aunque siempre hay unos que nos gusta más que otros. En mi caso, me gusta mucho los diseños modernos con líneas minimalistas y donde la luz natural tenga mucha presencia. No me gustan las habitaciones demasiados oscuras donde la luz del sol no llega ni por error. Buscando por la red, me he encontrado con la casa de la que hoy os quiero hablar. Se trata de una casa de estilo moderno pero que tiene la peculiaridad de contar con un tejado inclinado para conseguir mejores vistas de la zona. Sigue leyendo y descubre más sobre esta casa moderna que os presentamos.

Techos altos y espacios abiertos

El diseño de esta casa ha correspondido al estudio de arquitectura FARQ Arquitectos que tuvieron que lidiar con el problema de tener que construir la vivienda en un terreno inclinado en la localidad de Jocotepec, México.

Para su construcción, los arquitectos apostaron por el uso de materiales de la zona, tal y como se puede ver en la pared de piedra de la parte delantera de la vivienda. La idea era conseguir que la casa se mezclase con el entorno de la zona. Esta pared actúa como protección ante miradas indiscretas, además de los amigos de lo ajeno.

 

Una vez que entramos en el interior del terreno, nos encontramos con el muro exterior, que continúa junto al camino de entrada y que nos acompañará hasta la puerta de entrada a la casa. Como se puede ver en la imagen, para la fachada exterior se mezclaron paredes de piedras con fachadas blancas que dan un toque muy elegante.

Casa cálida desde el primer momento

El uso de la madera en todo el interior, provoca una sensación de calidez desde el primer momento que ponemos el pie en su interior. Un conjunto de pequeñas escaleras conducen desde la puerta de entrada de madera hacia la sala de estar.

La sala de estar y el comedor comparten un mismo espacio abierto que da al patio trasero. En esta zona de la casa nos encontramos grandes ventanas de cristal corredizas que ofrecen bonitas vistas del lago que hay próximo a la casa.

Esas paredes de cristal deslizantes, se pueden abrir para crear un agradable ambiente de vida interior / exterior. El techo de madera fluye sin problemas hacia el exterior.

Si el interior es bonito, el exterior no se queda atrás. Nos encontramos con un amplio jardín donde se ha construido una chimenea hundida. También cuenta con un salón al aire libre y una piscina. Bajo el voladizo, nos encontramos un área de comedor al aire libre.

De vuelta al interior, y situándonos en la cocina, nos encontramos muebles minimalistas que crean una apariencia moderna. Una gran isla proporciona espacio adicional para almacenamiento y asientos.

De vuelta a la puerta de entrada, nos encontramos una pasarela que conduce a las habitaciones y los baños. Un pequeño jardín interior cubierto de pierda aporta un toque de naturaleza al interior.

En la habitación principal, un mezcla entre cemento y madera parece crear dos ambientes en una misma sala. El dormitorio cuenta con una puerta corrediza de cristal que da paso a un balcón privado con vistas al vecindario.

¿Qué os ha parecido esta casa de techo inclinado para una mejor vistas de la zona? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here