Una vivienda está conformada por distintos elementos que, según la época del año y las condiciones meteorológicas, se ven afectados tanto por el frío como por el calor.

Revisar el cierre de las ventanas y puertas, instalar cortinas que protejan del sol o comprobar si existen grietas en las paredes, son tareas que ayudan a mejorar el aislamiento de tu hogar. Para estos casos, contratar un manitas en Hogami se convierte en una excelente alternativa para un acabado profesional y con garantías.

Conservar una temperatura agradable en la vivienda

aislamiento térmico

Un hogar confortable depende en gran medida de un adecuado aislamiento térmico. Te contamos cómo mejorar el estado de los techos, las paredes, las ventanas y los suelos para que la estancia en tu casa resulte más agradable:

La fachada de la vivienda

Una pared que da al exterior, si no tiene un buen aislamiento térmico, tendrá una pérdida energética importante. Durante el invierno, el aire frío suele filtrarse por distintas vías hacia el interior.

Por otra parte, el sol del verano calienta la hoja exterior de la fachada y, si no se encuentra bien aislada, afecta también a la hoja interna, una situación que conduce al aumento de la temperatura en el interior de la vivienda.

Para prevenir estas situaciones, comprueba el estado del revestimiento de la fachada y el de las hojas; que no existan grietas o pequeñas fisuras. También revisa los enchufes, las cajas de persianas e instalaciones de fontanería, si los tuviera. Repara o cambia todo aquello que creas necesario.

Los techos

En invierno, el aire caliente del interior del hogar, por convección, se eleva y toca el cielorraso. Si no cuenta con un buen aislante, incluso el calor de la estufa se acaba colando por ahí. Si es la última planta y por encima tiene un forjado de hormigón, el techo enfriará el aire de la habitación y, por consiguiente, su estancia.

También te puede interesar:
Casa Keret, la vivienda más estrecha del mundo

Por otra parte, el sol calienta el tejado durante los largos días de verano. Esto produce que las zonas bajo cubierta alcancen temperaturas muy altas y el calor se traslade al interior de la vivienda.

Colocando placas de yeso laminado o escayola se conseguirá un adecuado aislamiento del techo. También se pueden considerar otras soluciones, como añadir un toldo en tu azotea y ventiladores en el techo. Por último, no descartes aplicar impermeabilizante en el cielorraso, que puede proteger la temperatura interna de la casa.

Los suelos

Los suelos representan uno de los principales puntos de pérdida de calor de la vivienda. Una superficie con cerámica suele tener una temperatura bastante inferior a la del ambiente en el que se encuentra.

En este sentido, los suelos de madera o las tarimas flotantes son aislantes térmicos por naturaleza. Además, aportan un aire natural y confortable al hogar.

Para aislar una vivienda del frío sin tener que realizar obras, una alternativa rápida es colocar un revestimiento flotante. Y si incorporas una membrana de espuma de polietileno entre un suelo y otro, reduces el riesgo de condensación de humedad.

Más alternativas para optimizar la temperatura del hogar

Si quieres mejorar el aislamiento térmico de tu casa, las siguientes medidas también resultan efectivas:

  • Revisa las puertas y las ventanas, ya que pueden existir grietas de la propia carpintería. Si es así, es necesario sellarlas con masilla o silicona. Aísla los marcos con burletes de espuma o caucho.
  • Para disminuir el impacto de los rayos UV, una opción práctica y decorativa es colocar vinilos sobre los cristales.
  • Si estás realizando obras, puedes pensar en instalar ventanas con doble cristal, en particular, aquellas con láminas de baja transmisión térmica y factor solar. Los perfiles de ventana con rotura de puente térmico es otra alternativa que, además, asegura el ahorro energético.
  • Controla el uso de la iluminación. Cerrar persianas y encender las luces termina por emitir más calor y generar mayor gasto económico. Una buena opción es instalar un sistema de aprovechamiento de luz solar.
  • El uso de los electrodomésticos. Escoge aquellos aparatos eléctricos con eficiencia energética y utilízalos en los horarios en los que las temperaturas sean más suaves.
También te puede interesar:
Beneficios de contar con un buen aislamiento térmico en nuestra fachada

Ya sea por salud, por confort, por ahorro o por sostenibilidad, el aislamiento térmico cumple una función importante en nuestra vivienda. En su interior pasamos gran parte del tiempo y su estancia tiene que garantizar el bienestar de toda la familia.