Para todos aquellos que están pensando en reformar su hogar y no cuentan con mucho presupuesto, les mostramos esta genial idea que les permitirá cambiar la apariencia del suelo utilizando discos de madera de una forma muy sencilla y sin mucho esfuerzo.

Llevar a cabo una reforma en un casa, por muy pequeña que pueda ser, supone una gran inversión. Siempre se sabe cuando se empieza pero no cuando se termina, porque por algún motivo, al final aparecen imprevistos de última hora que alargan la obra mucho tiempo, y con ello también aumenta el presupuesto. Para ahorrar costes, siempre podemos intentar hacer parte de la reforma nosotros mismos. Por ejemplo podemos realizar algunos trucos para sacar mayor partido a un dormitorio pequeño o reciclar palets de madera para cambiar los muebles de nuestro piso. Pero la cosa cambia cuando queremos cambiar el suelo. Si es este tu caso, te animamos a que sigas leyendo porque te explicamos cómo darle un lavado de cara utilizando para ello discos de madera que podemos hacer nosotros mismos.

Empecemos con los pasos que debemos seguir para conseguir nuestro objetivo.

Conseguir troncos lo más redondos posibles

suelo con discos de madera - conseguir troncos redondos

Lo primero de todo será conseguir los troncos de madera redondos de donde sacaremos los discos de madera que utilizaremos para cubrir toda nuestra superficie. No tienen que ser de igual tamaño, ya que podemos jugar con discos grandes y pequeños para darle una mayor vistosidad.

A la hora de conseguir los troncos, tenemos dos opciones. La primera y la más fácil, pero más costosa, es comprarlos, mientras que la otra opción es la de buscar en el campo troncos de árboles caídos para reutilizarlos.

suelo con discos de madera - cortar los discos de madera

Antes de empezar a colocarlos, es muy importante cortar cada uno de esos troncos para sacar todos los discos de madera que necesitamos para nuestro suelo. Aquí si que es importante que todos tengan una altura similar para que quede de la mejor forma posible.

También será necesario lijarlos para que queden lo más lisos posibles y acabar con cualquier tipo de rebaba que pueda afectar a nuestro resultado final. Eso si, cuando hablamos de lijar, nos referimos a las caras, y no a los bordes.

Un proceso laborioso

suelo con discos de madera - colocar los discos uno a uno

Una vez que hemos cortado todos los troncos, es hora de empezar el proceso de colocación de cada uno de los discos de madera. Este proceso puede ser un poco tedioso ya que hay que fijarlos al suelo con la ayuda de algún pegamento especial para que no se muevan.

También es importante ir jugando con los distintos discos para dejar el menor hueco libre posible entre disco y disco. Se puede decir que se trata de un puzzle a lo bestia, pero el resultado final valdrá la pena tanto esfuerzo.

suelo con discos de madera - pegar los discos al suelo

Para pegar cada uno de los discos de madera al suelo, se puede utilizar algún tipo de silicona o bien pegamento especial, pero lo realmente importante es asegurarnos que se quedan bien fijos y no se mueven para seguir con el siguiente paso del proceso.

suelo con discos de madera - asegurarse de que todo está bien sujeto

Una vez que esté todo colocado, ya tenemos una estampa bonita de un suelo de madera, pero aún no hemos terminado ya que si lo dejamos así, la suciedad se quedará entre los huecos que quedan entre disco y disco así que es necesario llevar a cabo un tratamiento especial.

suelo con discos de madera - resultado una vez colocados

Aplicar una capa de poliuretano

suelo con discos de madera - mano de poliuretano

Si queremos que nuestro suelo de madera sea duradero, será necesario aplicar poliuretano sobre toda la superficie. Con este material, lo que conseguimos es darle un brillo especial además de dejar la superficie lisa y duradera. Este material funcionará como elemento de unión entre los distintos trozos de madera que forma parte del suelo.

suelo con discos de madera - resultado final

Tras dos capas de poliuretano, el suelo ya está terminado con un resultado sorprendente y muy económico. Además a lo ya dicho, habría que sumarle la sensación de haberlo construido con nuestras propias manos.

Ya no tenéis escusa para no disponer de un piso de madera fabricado a partir de árboles muertos. Quizá no sea la mejor opción para un piso o una gran casa, pero si que puede ser la solución ideal para una casa de campo para darle un toque más rústico.

En el caso de que no os haya gustado este suelo formado por discos de madera y prefiráis los suelos de madera laminados, os dejamos el siguiente vídeo donde se explica todo el proceso que debéis seguir para realizar la instalación vosotros mismos, lo que se traduce en un importante ahorro de dinero.

¿Qué os ha parecido este proyecto DIY que os hemos mostrado hoy y que os permite cambiar la apariencia de vuestros suelos utilizando para ello discos de madera? ¿Seríais capaces de llevar a cabo esta idea? Si al final os animáis, os invitamos a que compartáis con todos nosotros vuestra experiencia. ¡Os estamos esperando!

Las imágenes que aparecen en esta entrada han sido sacadas del portal Cordwoodconstruction.

Dejar respuesta