Envejecer en Casa: adapte su hogar a la tercera edad

ancianos en casa

La vejez es una etapa más de la vida que trae consigo nuevas necesidades a las que hay que acostumbrarse y adaptarse. Según vamos envejeciendo, las personas vamos perdiendo autonomía, teniendo mayor dificultad a la hora de moverse y realizar determinadas acciones. Aunque siempre está presente la opción de trasladarse a una residencia, cada vez es más habitual que las personas prefieran quedarse en la que siempre ha sido su hogar. En estos casos, para hacerle la vida más fácil, será necesario realizar determinadas modificaciones en ella para ofrecerles una casa adaptada a sus necesidades, garantizando la mayor comodidad y la máxima seguridad para su salud.

La adaptación de los hogares para personas de la tercera edad suele ser una práctica muy habitual, ya que la arquitectura tradicional siempre ha tendido a construir hacia arriba. De esta forma, no es raro encontrarse con viviendas que cuentan con dos o tres plantas. Cuando uno es joven, subir esas escaleras no suele suponer ningún problema, pero cuando se tiene una edad avanzada, si que supone todo un reto. De ahí la importancia de crear un espacio que haga más fácil la vida a los ancianos.

Cosas a tener en cuenta a la hora de adaptar una casa a la tercera edad

El objetivo final de adaptar una casa no es otro que el de ofrecer un entorno accesible y seguro. Pero este cambio no tiene por qué hacerse de forma radical, sino que se pueden ir aplicando según vayan haciendo falta. De esta forma, el cambio no será tan brusco y las personas que vivan en ella seguirán sintiendo que es el hogar de toda su vida.

Antes de hacer frente a cualquier tipo de adaptación, si que sería necesario tener presente ciertas cosas que pueden ser de gran ayuda para llevar a cabo un cambio menos traumático y sin problemas.

  • Una de las cosas más importantes es que adaptar la vivienda no significa convertirlo en un hogar extraño. Es necesario que las personas mayores se sigan sintiendo como en casa, rodeado de sus cosas.
  • A la hora de realizar un cambio, hay ciertas acciones que pueden ser que necesiten algún tipo de permiso o documento oficial. Es recomendable informarse para no tener ningún tipo de problema.
  • En muchas ocasiones existen subvenciones para llevar a cabo determinadas adaptaciones, por lo que será interesante informarse bien por si es posible beneficiarse de algunas de ellas.
  • Aunque lo más habitual es ir añadiendo elementos de seguridad, en ocasiones es más fácil buscar soluciones para reducir los riesgos que puedan tener la vivienda.

Consejos para adaptar la vivienda a la tercera edad

A hora de afrontar los cambios para adaptar la vivienda, son muchas las cosas sobre las que podemos actuar. Veamos a continuación algunos consejos que pueden resultar muy interesantes.

Adaptar las escaleras

Las escaleras suelen ser uno de los problemas más habituales a los que se tienen que enfrentar las personas mayores. Para que no suponga ningún esfuerzo para ellos, es recomendable la instalación de sillas salvaescaleras que ofrecerán la máxima comodidad a la hora de moverse entre las diferentes alturas de la vivienda.

Otra recomendación, es la instalación de barandillas en los laterales a las que poder agarrarse en el caso de querer bajar, o subir, por su propio pie.

Adaptación del baño

El baño suele ser la zona de la casa donde más accidentes se producen por parte de las personas mayores. Para reducir el riesgo de sufrir algún tipo de caídas, hay que buscar soluciones seguras. En este sentido, lo primero sería la instalación de un plato de ducha en vez de una bañera, y a ser posible, con espacio suficiente para que se pueda entrar son silla de ruedas.

También es recomendable la instalación de barras de apoyo para facilitar la entrada y salida, así como colocar un asiento de ducha para que la persona se pueda sentar mientras se ducha.

Dormitorio en el hogar

Aquí lo más recomendable sería que este estuviese en la planta baja, siempre que sea posible. También se recomienda eliminar todo tipo de obstáculos, dejando un mayor espacio para que se pueda mover con mayor comodidad.

La cama es uno de los elementos más importantes, y esta debe ofrecer seguridad y confort. Una cama articulada eléctrica puede ser la mejor opción en estos casos.

Cambios en la cocina

En el caso de la cocina lo primero que habría que hacer es la instalación de cocinas de inducción para evitar posibles quemaduras. También es recomendable disponer de todos los objetos esenciales a mano, dentro de muebles accesibles. Estos muebles deberían estar a una altura adecuada, además de ser lo más prácticos posible. Por último, la instalación de algún detector de humo garantiza que se pueda actuar de forma más rápida ante cualquier fuego.

Nunca son pocos los cambios para garantizar la seguridad de nuestros mayores en sus hogares. Todo lo que os hemos comentado puede seros de gran ayuda, aunque en caso de duda, siempre es recomendable solicitar la ayuda de expertos que nos puedan asesorar de las mejores opciones.

Sobre el autor

Scroll al inicio