En el subsuelo de la ciudad americana de Cincinnati, se esconde un gran entresijo de túneles abandonados que fueron utilizados como línea de metro,  pero lo mejor de todo, es que muchos de sus habitantes desconocen de su existencia.

línea de metro abandonada en Cincinnati

Las principales ciudades de todo el mundo disponen en sus entrañas de un sistema de metro que permite a sus habitantes poder desplazarse de un sitio a otro de forma rápida y sin esfuerzo, pero también nos encontramos otras importantes ciudades que no disponen de este tipo de transporte, ya que se trata de un proyecto muy caro y que debe ser utilizado por muchos usuarios para que salga rentable tenerlo activo.

Tratando el tema de las estaciones de metro, nos hemos encontrado con una curiosa historia relacionada con la ciudad de Cincinatti, en los Estados Unidos. Una ciudad que no dispone de línea de metro, pero se podría decir que casi, ya que en sus entrañas nos podemos encontrar un conjunto de túneles y estaciones abandonadas, que formaban parte de un proyecto para instalar el metro en la ciudad, pero que finalmente, por ciertos problemas, no pudo ser posible.

Historia del metro que nunca se hizo realidad

Una de las líneas del metro abandonado en Cincinnati

En el siglo XIX, esta ciudad era una de las siete ciudades más pobladas de los Estados Unidos. Su población crecía cada día que pasaba. Esto hacía que cada vez convivieran en sus calles más vehículos y carros tirados por caballos, lo que causaron los primeros accidentes. La instalación del tranvía fue solución durante un tiempo, pero se trataba de un medio de locomoción muy lento.

En 1884 se propuso una solución para terminar con este problema, que consistía en utilizar un viejo canal que pasaba por debajo de la ciudad, para crear un medio de transporte más rápido. Surgió así la idea del crear el metro para la ciudad, aunque a día de hoy sigue sin estar activo.

Problemas a la hora de llevar a cabo las obras

Estructura del metro de Cincinnati abandonada

El proyecto para utilizar ese canal como sistema de transporte, fue aprobado en 1911 por el estado de Ohio y crear de esta forma una línea de metro con una longitud de 3,5 kilómetros de largo. El problema entonces fue el presupuesto necesario para llevarlo a cabo, que no era poco. Se necesitaban 6 millones de dólares de los de antes, y cuando por fin los consiguieron reunir, el país entro a participar de lleno en la Primera Guerra Mundial, por lo que los planes se tuvieron que posponer.

En el año 1920, la ciudad volvió a conseguir reunir de nuevo el dinero necesario para llevar el proyecto adelante, pero de nuevo se tuvo que parar de golpe la iniciativa debido a la gran crisis que azotó al mundo en los años 20 y que derivó en lo que se conoce como la Gran Depresión.

Tras esto, fue la Segunda Guerra Mundial la encargada de paralizar todo el proyecto, y desde entonces, ha habido varios intentos de llevarlo a cabo, pero por un motivo un otro la idea siempre ha caído en saco roto.

Visitas guiadas, dos veces al año

Pasillo de una de las estaciones del metro de Cincinnati

A pesar de toda la historia que hay detrás de este proyecto, muchos habitantes de la ciudad no conoces esta parte de su historia, un proyecto muy importante que podría haber ayudado a la ciudad a crecer aún más. Para dar a conocer esta increíble historia a sus habitantes, la ciudad de Cincinnati organiza dos veces al año un recorrido por este gran canal, para que puedan conocer de primera mano lo que se esconde bajo sus pies.

En este recorrido, se pueden contemplar las siete estaciones que se llegaron a completar a lo largo de la ruta central y que están ubicadas bajo las zonas de Race Street, la Calle Libertad, Linn Street y Brighton Place. Lugares por encima del suelo, estaban en Marshall Street, Ludlow Avenue, y Clifton Avenue. Pero aquellas estaciones que se levantaron en la superficie, fueron destruidas para llevar a cabo la construcción de la autopista I-75.

Vía del metro de Cincinnati abandonado

Filtraciones de agua en el metro de cincinatti

Graffitis en las paredes del metro de Cincinnati abandonado

 

Hoy en día, en estos túneles históricos, se puede observar el paso del tiempo y la mano del hombre, que no duda en destrozar todo lo que ve a su paso, como suele ocurrir por medio de los ya clásicos graffitis que no pueden faltar en ningún sitio, como también ocurre con esta gran iglesia en forma de pollo que os mostramos hace unas semanas.

Andenes en el metro de Cincinnati

metro abandonado de Cincinatti

La falta de mantenimiento también ha hecho que aparezcan filtraciones de agua en el suelo.

túnel perteneciente a la red de metro de Cincinnati

Estos túneles poco o nada tienen que ver con otras estaciones de metro con un diseño realmente sorprendente.

La verdad, es que bajar solos a este sitio tiene que dar un poco de miedo, pero para los que disfrutan con los lugares abandonados, tiene que ser toda una gozada. Seguro que tú también conoces algún rincón cerca de donde vives que ha sido abandonado. Si es así, anímate a compartirlo con todos nosotros.

Todas las fotos utilizadas en esta entrada han sido tomadas por Zachery Fein.

Dejar respuesta