Cada día que pasa, las personas y las empresas intentan ser más respetuosos con el medio ambiente. Para lograrlo, intentan aplicar técnicas que sean responsables con la naturaleza y que contaminen lo mínimo posible. Así han nacido las que se conocen como casas pasivas. Un ejemplo de este tipo de casa pasiva es la conocida con el nombre de Madrona que ha sido diseñada por el estudio de arquitectura SHED Design en Seattle.

Buen aislamiento para combatir las temperaturas

Una casa pasiva, lo que busca es conseguir el mejor aislamiento térmico para que de esta forma, el gasto en calefacción u otros medios sea el menor posible. En esta casa pasiva, se utilizaron paredes con 5,5 pulgadas de aislamiento de fibra de vidrio de alta densidad. También se utilizaron revestimientos ZIP System selladas para proporcionar integridad estructural, hermeticidad y resistencia a la intemperie.

Todo lo anterior, ayuda a crear un ambiente más confortable, cosa que también se consigue gracias al resto de materiales utilizados. Es el caso de la pared de madera de nogal que se utilizó para la decoración del pasillo y que lleva al piso principal de la vivienda.

La sala de estar, el comedor y la cocina comparten el mismo espacio. La sala de estar en un extremo y la cocina en el otro. Bancos de madera fueron colocados debajo de grandes ventanas, mientras que una estantería de madera se alinea en la pared.

Colores para darle vida

En la cocina, los diseñadores apostaron por dotarle de ciertos colores a los muebles que rompen con los colores claros de las paredes. Se utilizaron tonalidades suaves de verde y azul que van perfectos con el color madera de los marcos de las ventanas y puertas.

Fuera de la sala de estar, nos encontramos una terraza con vistas al barrio. Se utilizaron ventanas de tres paneles en toda la casa para optimizar la captura de energía solar, y al mismo tiempo, minimizar el escape de energía térmica. Durante los meses cálidos, las cortinas exteriores mecánicas bloquean el sol, haciendo innecesario el uso de un sistema de enfriamiento.

En el interior de la vivienda, nos encontramos una escalera de madera nogal que conduce a los diferentes niveles de la casa.

La misma tonalidad verde utilizada en la cocina, también se ha utilizado para la puerta y los frentes del armario del dormitorio principal. Este dormitorio principal dispone de un pequeño balcón y ventanas panorámicas para disfrutar de las vistas de la zona.

En el baño principal, nos encontramos una cabina de ducha junto con una mampara de cristal y una bañera situada debajo de la ventana.

Oficina en el piso superior

En este mismo nivel de la vivienda, nos encontramos una oficina con espacio suficiente para dos personas. La oficina también tiene acceso al balcón que está ubicado en el dormitorio principal.

En la azotea, se instaló un panel solar que es capaz de generar 9,8 KW, generando más energía que la que consume la casa anualmente, por lo tanto, crea energía neta positiva.

¿Qué os ha parecido la casa pasiva que hoy os hemos mostrado? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here