Hoy en día, hay muchas formas diferentes de hacerse con una casa. Lo más normal es adquirir un piso o casa hechos con materiales tradicionales, aunque hay gente que prefiere algo diferente, por ejemplo una casa fabricada mediante contenedores de transporte. También nos podemos encontrar otros casos en los que se construyen una casa diminuta sobre un remolque o bien aquellos que se hacen con un viejo autobús escolar para transformarlo en su vivienda habitual. Siguiendo esta misma línea, queremos mostraros la vivienda que se construyó en el interior de este barco centenario, protagonista de nuestra entrada de hoy. Una casa que no debes dejar pasar la oportunidad de conocerla.

Barco del año 1909

Este barco centenario se encuentra anclado en los muelles del puerto de Estocolmo, la capital de Suecia. Fue construido en el año 1909, pero su último dueño quiso reformarlo para dotarlo de mayor comodidad, y visto lo visto, consiguió su objetivo.

Su interior fue reformado casi por completo, hasta convertirlo en una lujosa casa móvil, con la que poder desplazarse de ciudad en ciudad por mar, siempre que el destino tenga un lugar donde anclarlo.

Desde su cubierta, se puede disfrutar de unas vistas sorprendentes. En este caso se contempla la ciudad de fondo. Una bonita estampa antes de irnos a la cama.

Un interior de lujo

Desde fuera del barco, nadie podría pensar que en su interior se ubica una vivienda de lujo pensada y diseñada para vivir con toda la comodidad del mundo.

Dentro de este barco centenario, nos encontramos dos dormitorios, dos baños y la estancia principal. Esta cuenta con salón, comedor y cocina abierta.

Para dejar entrar la luz natural del exterior, el barco cuenta con una gran claraboya en su parte central. Además de esto, a lo largo de las paredes están ubicados varios ojos de buey, algo que no puede faltar en cualquier barco.

También te puede interesar: Casa flotante para estar en contacto con la naturaleza

Aunque se hizo una profunda reforma, hay partes del barco que se siguen manteniendo intactas. Es el caso de las puertas, que poco tienen que ver con las que nos encontramos en cualquier vivienda tradicional.

Vivienda amplia

La zona habitable de este barco centenario, llega hasta los 148 metros cuadrados, aunque su diseño abierto y diáfano, crea una sensación mayor aún.

Como ya habíamos comentado, la casa cuenta con una estancia principal donde nos encontramos con una cocina abierta, un comedor y la sala de estar. La cocina es sencilla pero con un estilo moderno. Todo esto lo encontramos en el nivel inferior.

Barco de dos niveles

En su segundo nivel, es donde están ubicados los dormitorios y los baños.

Los dormitorios fueron reformados sin escatimar en gastos. Se puso un suelo de madera para crear una sensación de calidez. Hay que destacar las espectaculares vistas que se pueden observar desde las ventanas.

El baño tampoco se queda atrás. Las principales secciones fueron forradas de madera, lo que le da un toque más lujoso. Como se puede observar, se cuenta tanto con una ducha como con bañera. Imaginaros poder disfrutar de un baño relajante en alta mar. ¿A quién no le gustaría?

El otro dormitorio es algo más austero. Cuenta con dos camas, lo que hace que este barco sea una buena opción para una familia con hijos.

Por último, la sala de mandos es el lugar ideal para disfrutar de una velada en compañía de amigos o familiares.

Una vez que has conocido por dentro lo que esconde este barco centenario, ¿no os da ganas de surcar los mares con él? Animaros y compartir con todos nosotros lo que os ha parecido esta singular casa. ¡Os estamos esperando!

Las imágenes que aparecen en esta entrada han sido sacadas del portal web Little Things.

Dejar respuesta