Los nuevos sistemas fotovoltaicos serán claves para el desarrollo de la construcción en España

El sector de la construcción es uno de los motores de nuestra economía. En la actualidad, representa el 10% de nuestro PIB, contando con más de 300.000 empresas censadas, y una empleabilidad de 1,4 millones de personas. Pero no todo son buenas noticias, ya que el sector tiene que hacer frente a ciertos problemas como el envejecimiento de las plantillas o las elevadas emisiones producidas por el parque actual de edificios.

Frente a la incertidumbre en la que se encuentra, las constructoras se han visto en la necesidad de implementar nuevas tecnologías para afrontar los diferentes problemas que se han ido experimentando en el sector. Leyton, la consultora de asesoramiento global especializada en la financiación a la innovación, destaca las siguientes tendencias que están liderando la evolución del sector:

  • Automatización de los procesos en tareas como la calibración, perforación, corte de materiales o marcado de líneas; y uso de la impresión 3D para la fabricación de los componentes ligeros de los edificios, como los nodos de acero o determinados moldes de cemento.
  • La implementación de la metodología BIM, herramienta a través de la cual se crean modelos digitales de la construcción que permite una mejora en el diseño y planificación de los tiempos.
  • La investigación en el uso de nuevos materiales en términos de durabilidad, eficiencia y sostenibilidad; por ejemplo, mediante el uso de composites, que combina propiedades de diferentes materiales para lograr características superiores; aleaciones avanzadas de base biológica, producidas a partir de materiales orgánicos y renovables como alternativas ecológicas a los materiales tradicionales; o la creación de materiales con propiedades personalizadas gracias al uso de la nanotecnología.
  • Y, por último, en relación con la energía, se están implementando nuevos sistemas fotovoltaicos. Al margen de las de soluciones clásicas en tejados, también se están implementando en fachadas, lo que permite generar energía de alto rendimiento, sirviendo además de aislador térmico.

La falta de información sobre los programas de ayudas existentes penaliza a las empresas constructoras que innovan

En este contexto de constante evolución, los expertos de Leyton también destacan la importancia de que los principales actores del sector conozcan y se asesoren a la hora de aprovechar las ayudas gubernamentales y apoyo estatal que pueden recibir por la implementación de estas innovaciones en sus proyectos. Las compañías pueden contar con recursos que les permitirán fomentar la investigación, implementar nuevas tecnologías y desarrollar soluciones de construcción sostenibles a través de una serie de programas de ayuda, como el Fondo de Innovación en la Construcción (EF), el Programa de Eficiencia Energética (ENER), el Compromiso Ambiental en la Edificación Sostenible (CAES) y el Fomento de la Construcción con Materiales Eco-Amigables (FL), o los Fondos Europeos Next Generation.

«En Leyton, vemos con entusiasmo cómo el sector de la construcción en España está abrazando la innovación y la sostenibilidad de manera ejemplar. La incorporación de nuevos materiales y tecnologías está allanando el camino hacia un futuro más eficiente y respetuoso con el medio ambiente», afirma Alberto Blas, director técnico de Leyton. “Uno de los hándicaps que encontramos, al igual que en muchos otros sectores, es la falta de información y herramientas que tienen las empresas para acceder a estas ayudas en tiempo y forma y beneficiarse de las mismas. Es fundamental para ellas contar con asesoramiento y apoyo en este punto, para que puedan recibir el músculo necesario que les permita seguir innovando y haciendo de su sector un referente en la productividad del país”.

El sector de la construcción en España está en medio de una transformación fundamental, abrazando la innovación y la sostenibilidad como pilares fundamentales, a pesar los cambios estructurales de los últimos tiempos relacionados con la falta de personal cualificado, los materiales y estructuras contaminantes o la sombra de crisis pasadas. Con el apoyo de programas de ayuda estratégicos, la industria está preparada para adaptarse a la próxima era de construcción sostenible y eficiente, liderando el camino hacia un futuro en el que la tecnología y la responsabilidad medioambiental sean el timón de su crecimiento y desarrollo.

Scroll al inicio