A lo largo de todo el tiempo que llevamos con vosotros, en nuestro blog os hemos ido dejando numerosas reformas llevadas a cabo y cuyo resultado final es simplemente sorprendente. Uno de los últimos ejemplos de estas reformas fue la llevada a cabo en un viejo barracón convertido en una moderna casa de campo, pero hay muchos otros ejemplos. Hoy queremos hablaros de otra de estas transformaciones. Se trata de una reforma realizad en un viejo almacén de los años 60 y que fue convertida en una moderna casa familiar. Sigue leyendo y descubre más sobre esta vivienda que hoy compartimos con vosotros.

Transformación viejo almacén de los años 60

Este viejo almacén de los años 60 está localizado en la ciudad de Melbourne, Australia. La reforma la llevó a cabo el estudio de arquitectura Zen. El objetivo de este proyecto era el de utilizar todo lo posible la estructura existente para crear una moderna casa energéticamente eficiente a la vez que confortable.

Del almacén original, se han utilizado partes como la iluminación, tuberías de aspersión, puertas o los revestimientos del techo. Estos elementos han ayudado a crear un interior único y muy personal.

Cubierta de madera elevada

Los arquitectos optaron por colocar una nueva cubierta de madera que se encarga de elevar la vivienda del patio. El uso de grandes puertas correderas con cristales y ventanas, permiten la entrada de luz natural que se encarga de iluminar todo el interior.

Para romper con las líneas clásicas de la decoración, se instalaron armarios de tonalidades azules que van desde la cocina hasta el salón principal. Aquí nos encontramos con una gran mesa de madera natural y sobre ella, un gran número de lámparas colgantes de cristal.

Salón fuera de la cubierta

En el otro extremo, nos encontramos el salón. Este fue ubicado fuera de la plataforma de madera que hemos comentado anteriormente. Cuenta con una iluminación muy sencilla que se ha incrustado en el techo.

A lo largo de todo el nivel principal de la vivienda, se mantuvo la losa de cemento que existía desde que fue levantado este almacén. Se decidió mantenerla para ahorrar costes y también para aportar parte de su energía al edificio.

En la segunda planta, nos encontramos con los dormitorios privados que parecen flotar en el ambiente.

La casa también cuenta con una terraza en su parte superior. Desde esta terraza, se puede contemplar toda la ciudad mientras sus dueños se relajan.

¿Qué os ha parecido la reforma llevada a cabo sobre este viejo almacén de los años 60? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Las imágenes que aparecen en esta entrada han sido sacadas del portal Contemporist.

Dejar respuesta