Principales consecuencias que ha dejado Filomena para las edificaciones

Hace ya algunos días que el temporal Filomena causó verdaderos estragos en muchas zonas del país, afectando a vías públicas e infraestructuras de edificios. Las pérdidas materiales han sido cuantiosas, y para muchos supondrán un importante problema. Es el momento de evaluar los daños en locales, viviendas y oficinas, buscando si ha afectado a la estructura debido a las bajas temperaturas y la mucha nieve que dejó el temporal.

El problema de la humedad

consecuencias que ha dejado Filomena

Tras la nieve, llega el momento del deshielo, otro factor que puede causar problemas de humedad, que pueden ser de tipo accidental como las goteras, o bien estructural. Estas últimas son las más peligrosas y que requieren de un tratamiento adecuado para ponerles solución.

Las bajas temperaturas traen consigo un fuerte contraste térmico entre el frío del exterior y el calor del interior, a lo que suele ir unido una deficiente o nula ventilación. Por todo esto se produce la condensación, que se genera cuando se produce un excesivo nivel de vapor de agua en el ambiente y cuyos signos se identifican por las gotas de agua en ventanas y espejos y la aparición de hongos y mohos en los marcos de las ventanas o en las esquinas. Este tipo de humedad la pueden padecer todo tipo de edificaciones, sean de obra nueva o antigua e independientemente de la altura.

Pero también, con el deshielo y la cantidad de agua generada, pueden aparecer las temidas humedades por capilaridad en plantas bajas y filtraciones laterales en, sótanos, garajes, o parkings. Las humedades por capilaridad aparecen porque el terreno tiene que absorber mucha humedad y los muros de los edificios –que poseen una gran capacidad de absorción del agua subterránea– filtran el agua como si fuera una esponja. Y es, en esa fase, cuando los materiales en contacto con el agua subterránea y con la tierra húmeda dejan subir la humedad por sus paredes y capilares, provocando humedades que pueden llegar al metro y medio de altura.

Las humedades por filtraciones laterales suelen aparecer en los garajes, sótanos y plantas bajas. Aparecen cuando el agua presente al otro lado de un muro penetra dentro del edificio a través de la pared de forma lateral. Por ello, todas las estancias en contacto directo con la tierra sobre la que esté construida el edificio son muy sensibles a padecer este tipo de humedades.

Ir arriba