Lo que anteriormente era una vieja casa perteneciente a un viejo guía de montaña, se convirtió en una sorprendente y vistosa segunda vivienda para una familia que la quería como destino cuando sus trabajos se lo permitían. El resultado es sencillamente espectacular.

Una vieja casa en la montaña siempre es una buena solución para comprarla y convertirla en tu rincón de escapada de fin de semana o en vacaciones, pero más aún si tienes capacidad económica para convertirla en una segunda vivienda con todo lujo de detalles. Es el caso de esta que os mostramos hoy. Es conocida por el nombre de “Chalet Soleya” y su aspecto hasta el año 2014 poco o nada tenía que ver con las imágenes que os traemos hoy. Cuando la conozcas, te enamorarás de ella.

Casa que sirvió como refugio de un guía de montaña

segunda vivienda chalet soleya

Antes de pertenecer a sus actuales propietarios, esta moderna casa de campo era utilizada como refugio a un guía de montaña que se dedicaba a recorrer la zona con turistas. En el año 2014, ese viejo refugio fue adquirido por una pareja que quiso convertirlo en una segunda vivienda, dándole un toque muy moderno.

segunda vivienda chalet soleya con unas vistas espectaculares

Los encargados de llevar a cabo esta transformación fueron el estudio de arquitectura Chevalier que se caracterizan por apostar por la calidad, la innovación y la sostenibilidad en cada uno de sus proyectos.

Combinación de distintos materiales para su construcción

segunda vivienda chalet soleya con doble entrada

Para hacer realidad las ideas de los propietarios de la vivienda, los arquitectos se decantaron por el uso de materiales como la piedra, madera, metal o vidrio que le aporta un toque muy especial a la vez que sirve como nexo de unión con el entorno donde está ubicada. Una zona montañosa de una gran belleza.

segunda vivienda chalet soleya - grandes ventanas para la entrada de luz

Una de las ideas principales de los propietarios, era la necesidad de contar con grandes ventanas que permitieran la entrada de gran cantidad de luz natural, así como ofrecer la posibilidad de poder disfrutar de las espectaculares vistas de las montañas que la rodean, cosa que no podían hacer con la vieja estructura ya que contaba con ventanas muy pequeñas que casi no dejaban la entrada del sol.

Para conseguir esto, las ventanas que forman parte de esta casa de campo, están diseñadas utilizando aluminio negro y vidrio.

segunda vivienda chalet soleya - uso de aluminio negro

Una nueva extensión para la zona social

segunda vivienda chalet soleya - zona social

Hasta conseguir el resultado final de esta segunda vivienda en las montañas, los arquitectos tuvieron que llevar a cabo un añadido para hacerla más grande, ya que su tamaño original poco tiene que ver con el actual. En este añadido, se ubicó los espacios comunes y se hizo con la intensión de que sirviera como zona de socialización.

En ella nos encontramos grandes ventanas que ocupan todo la altura de la planta y paredes de cristal, así como una terraza cubierta con barandillas de cristal.

segunda vivienda chalet soleya - decoración interna de madera

Uno de los principales retos para los diseñadores, fue evitar perder el carácter original del antiguo chalet mientras que se integraba con su nuevo toque moderno lleno de características innovadoras. Una de las más importantes fue el uso de tejados verdes, la primera vivienda de la zona que apostó por este sistema.

segunda vivienda chalet soleya - decoración moderna

Para mejorar la privacidad respecto a las viviendas próximas a ella, se levantó un muro exterior. De esta forma los propietarios no pueden fisgonear en la casa de los vecinos y viceversa.

segunda vivienda chalet soleya - vistas de las montañas

Para cuidar el medio ambiente, también se apostó por el uso de energía solar y se mejoró considerablemente su sistema de aislamiento para proporcionar un mayor confort a sus inquilinos.

segunda vivienda chalet soleya - uso de cristal, madera y piedra

Una vez que entramos dentro de esta vivienda, nos damos cuenta que los materiales predominantes son los que hemos comentado al principio de esta entrada: piedra, madera y cristal.

segunda vivienda chalet soleya - suelo de madera

Todos los suelos de la casa están forrados de madera, lo que le da un toque de calidez al ambiente.

segunda vivienda chalet soleya - decoración extraña

Cada parte de esta casa de montaña tiene su propio carácter. Por ejemplo, podemos destacar el caso de los baños que se pueden destacar de dos maneras diferentes. Por un lado está la vista y la gran ventana que permite la entrada de mucha luz a la habitación, mientras que por otro lado, nos encontramos una colección de accesorios extravagantes y decoraciones como el espejo que podéis ver en la imagen que hemos dejado sobre estas líneas.

segunda vivienda chalet soleya - baños únicos

Cabe decir, que la casa proporciona dos entradas diferentes, por un lado la utilizada por los miembros de la familia, mientras que la otra está pensada para uso de los invitados.

Aprovechamos este tema para mostraros el siguiente vídeo donde se muestra otro ejemplo de segunda vivienda en las montañas pero en esta ocasión la fachada fue diseñada a base de piedras.

Seguro que conoces a mucha gente que tiene la suerte de tener en su poder una segunda vivienda donde acuden siempre que pueden, pero ¿es tan sorprendente como esta que os hemos presentado? ¿Qué es lo que más os ha llamado la atención? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Las imágenes que aparecen a lo largo de esta entrada han sido sacadas del portal Homedit.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here