Son muchos los que van a aprovechar las vacaciones de Navidad para organizar un viaje en familia y disfrutar de otras partes del mundo. Algunos elegirán destinos de playas paradisíacas mientras que otros elegirán alguna casa rural donde pasar estos días en compañía de sus seres queridos. Aunque el destino es importante, creemos que aún es más determinante saber elegir bien el alojamiento. En este sentido, ¿qué mejor que disfrutar de una casa de campo revestida de metal y rodeada de bosque? Es precisamente el tipo de casa de la que hoy os queremos hablar y que a buen seguro os quedaréis con ganas de poder disfrutarla, aunque sea unos días.

Casa de campo privada

El diseño de esta llamativa casa de campo revestida de metal, ha sido obra del estudio Birdseye Design. La casa se encuentra en una bonita zona en Plymouth Notch (Vermont), rodeada de bosques y con vistas a un prado próximo a su ubicación.

La casa en sí cuenta con un diseño moderno y muy llamativo, donde el metal tiene un gran peso. Si nos fijamos en su techo, este está formado por planchas metálicas con caída hacia todas las direcciones. Cuenta con un acabado de madera de cedro, que le aporta un toque único y muy especial.

 

Esta casa de campo cuenta con un revestimiento de madera que ofrece una agradable variación de color. En lugar de usar madera para este revestimiento, los arquitectos diseñaron una ingeniosa composición de paneles pintados, paneles de acero inoxidable pulido de espejo y ventanas, que siguen un diseño de tablero y listón. Todo esto, ayuda a integrar la casa en el paisaje.

Ya en el interior, la empresa de diseño Brooke Michelsen Design, se encargó de crear un ambiente relajado. Para conseguir esto, hicieron uso de una paleta minimalista de pisos de cemento, paredes pintadas y detalles de cedro rojo occidental. Esta gama de tonos se puede ver tan pronto como uno accede a la vivienda.

En la sala de estar, hay una chimenea horizontal que rompe con los grandes ventanales que permiten llenar de luz la habitación. Además de esto, gracias a estas ventanas, sus dueños pueden contemplar unas agradables vistas del paisaje. La sala de estar, también comparte el espacio con el comedor y la cocina.

En la cocina, se optó por tonos grises y un diseño minimalista, que combinan con los electrodomésticos de acero inoxidable. La zona cuenta con una isla grande con mucho espacio para sentarse.

¿Qué os ha parecido esta casa de campo revestida de metal? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here