El proyecto que hoy compartimos con vosotros se trata de una vivienda unifamiliar aislada que cuenta con piscina privada. Ha sido diseñada por los arquitectos Jaime Salvá e Iñaki Fernández. Está ubicada en la urbanización de Son Puig, en Palma, y cuenta con una parcela de 458 metros cuadrados. El terreno tiene una pendiente pronunciada, lo que ha provocado que el sótano se encuentre a nivel de la acera que da acceso a la vivienda.

Diseño de geometría limpia

vivienda unifamiliar aislada 1

Uno de los objetivos del arquitecto Jaime Salvá fue crear una geometría limpia y contemporánea, utilizando quiebros que consigan un juego volumétrico con diferentes perspectivas según qué lado de la vivienda se mire, además de un juego de sombras cambiante a lo largo del día.

La volumetría final es el resultado de la distribución interior, donde las estancias principales están orientadas al sur, y se han dejado huecos en fachadas estratégicamente colocados para conseguir las mejores vistas desde el interior de la vivienda, y para obtener una ventilación cruzada que ayude a la eficiencia energética de la vivienda, consiguiendo que gran parte del año puedo funcionar con el mínimo gasto energético.

La amplitud de los espacios es uno de los principales objetivos a la hora de distribuir la planta baja, teniendo luz natural desde cualquiera de las 4 orientaciones, controlando los accesos desde cualquier punto, pero a la vez, cada estancia tiene su independencia.

Unas lamas verticales de madera independizan el núcleo vertical de la escalera a la vez que actúan como barandillas.

Uso de pocos materiales para dar homogeneidad

vivienda unifamiliar aislada 2

Se utilizan pocos materiales para dar una homogeneidad al conjunto del interiorismo, siendo materiales neutros, cálidos y naturales, como la madera de roble, la piedra natural gris balear, ó el muro de piedra natural de mampostería, que penetra desde el exterior al interior del salón comedor, pasando también por la cocina.

También te puede interesar:
Una torre de agua convertida en una moderna casa

La cocina se diseña en blanco para continuar con la idea de neutralidad, y serán los elementos decorativos, alimentos, etc los que aportarán el color.

Esta cocina está totalmente conectada con el comedor exterior, el cual está protegido por un porche que se consigue mediante un gran voladizo.

Los propietarios de la vivienda se han encargado, con gran gusto, de amueblar la vivienda, continuando con los colores neutros, como la gran mesa de madera que se coloca en el comedor.