El año 2020 será recordado por la pandemia del Covid-19 y por la implantación definitiva del teletrabajo. De un día para otro, las personas tuvieron que cambiar sus hábitos y empezar a desarrollar sus tareas desde casa. La mayoría de los hogares no estaban preparados para ello, pero poco a poco la cosa ha ido a mejor. Este año 2021 será el de consolidación del teletrabajo y para ello, nada como contar con el mobiliario adecuado para trabajar de la forma más cómoda posible desde el hogar.

En este sentido, empresas como Actiu, han lanzado colecciones orientadas a la creación de espacios híbridos, más eficientes, saludables y seguros donde conciliar el trabajo con la vida doméstica. Veamos algunas características de estos nuevos espacios.

Cambios en el estilo de vida y trabajo

tendencias para trabajar 1

En 2020, y de un día para otro, los españoles tuvieron que reinventar su estilo de vida y adaptarse a unos límites, difusos, entre la vivienda, asociada a la vida privada y el descanso, las oficinas y coworkings, concebidos como lugares donde trabajar y establecer sinergias, y el sector terciario, orientado al esparcimiento y socialización.

Tanto en las ciudades y espacios públicos, como en los entornos privados, la pandemia ha acelerado unos cambios ya anunciados, facilitados por la transformación digital. Frente a aspectos temporales, como los derivados de cuestiones sanitarias, distanciamiento social, y estándares de desinfección o ventilación, estos cambios, relacionados con la flexibilidad y la capacidad de adaptación, permanecerán en el tiempo.

Espacios híbridos

El modelo donde las oficinas eran sólo oficinas, los hogares sólo hogares y las tiendas sólo tiendas, cede protagonismo a espacios donde se mezclan los usos de manera flexible. Un formato ‘híbrido’ con mezcla de usos, que empezaban a incorporar los hoteles y que podría trascender este sector para crear espacios más flexibles y saludables centrados en las personas en muy distintos entornos como bancos, terminales aeroportuarias y centros de ocio, entre otros.

También te puede interesar:
8 ideas que podemos tomar prestadas de arquitectura japonesa

Enfoque experiencial en las oficinas: agile

tendencias para trabajar 3

Si, hace unos años, el coworking revolucionó el mercado laboral, al incorporar las denominadas ‘amenities’ al entorno profesional, ahora las oficinas apuestan por una mayor flexibilidad, espacial y de gestión. El objetivo es generar valor añadido a través de la experiencia de usuario y del bienestar corporativo, que motivan al trabajador a ir a la oficina, donde el diseño desempeña un papel fundamental.

Tras la emergencia de los coworking y la pandemia, el enfoque es mucho más experiencial. La gente quiere poder elegir dónde trabajar según la tarea o el momento vital, y es aquí donde surge la filosofía ‘agile’. Un cambio de cultura empresarial que, primando los proyectos y los resultados, aporta una autonomía, libertad y flexibilidad que impacta directamente en el diseño de los espacios corporativos, optimizando y rentabilizando los mismos con soluciones de equipamiento adaptables y polivalentes.

Flexibilidad y transversalidad

Tanto a nivel ciudad como en espacios sociales o privados, la flexibilidad y la transversalidad son factores claves de una realidad híbrida y en constante cambio. El trabajo ya no estará asociado a una única ubicación, sino a un ecosistema de localizaciones que permitirá trabajar desde, cómo y cuándo se necesite. Entornos más humanos, seguros y personalizados, definidos por la tecnología, la sostenibilidad y un diseño y equipamiento polivalente, reconfigurable y versátil que permita optimizar y rentabilizar al máximo el espacio disponible.