Ventajas de un alquiler flexible para tus oficinas

En los últimos años, y especialmente desde la pandemia de la Covid-19, cada vez son más las empresas que están apostando por cambiar la estrategia de workplace de sus compañías. Lo que buscan son espacios más flexibles que aporten a sus trabajadores un lugar para desarrollar sus tareas diarias de una forma más cómoda y eficiente, además de que les permita conseguir un ahorro de coste en este campo. Es así donde el concepto de oficina flexible está adquiriendo una mayor importancia dentro del mundo laboral.

¿Qué son las oficinas flexibles?

Muchos de vosotros tal vez no habréis escuchado hablar nunca sobre este concepto, y aunque no es nada nuevo, es en los últimos años cuando más importancia está adquiriendo. Como su nombre bien dice, se trata de espacios de trabajo que ofrecen a las compañías una mayor capacidad de adaptación a sus necesidades, espacios más flexibles en relación a aspectos como el tamaño, los periodos de contratación, los servicios demandados o la ubicación. Por ejemplo, una empresa afincada en Andalucía podría llevar a cabo un alquiler oficinas en Madrid para trabajadores residentes en esa comunidad autónoma.

Este tipo de oficinas flexibles están pensadas para conseguir mejorar la rentabilidad de las empresas, pero también para ofrecer mayor comodidad a los empleados. Todo esto está provocando que las empresas apuesten por este modelo de oficinas para sus negocios.

Ventajas que ofrecen las oficinas flexibles

Las oficinas flexibles ofrecen una serie de interesantes ventajas que todo el mundo debería conocer. Veamos a continuación cuáles son las más destacadas.

Accesible para cualquier empresa

Las oficinas flexibles están pensadas para poder adaptarse al tamaño de cualquier empresa se trate de una Pyme con un número de trabajadores variable según la época del año, o bien una gran empresa que busque abrir una sucursal en otra ciudad. En cualquier momento, será posible aumentar o disminuir el espacio dependiendo de las necesidades del momento.

Buenas ubicaciones

Este tipo de oficinas suelen estar ubicadas en algunas de las mejores zonas de las ciudades, ofreciendo una buena comunicación, lo que ayudará a mejorar la imagen de la marca de la compañía y aumentar su visibilidad. Hoy en día, apostar por el alquiler oficinas en Barcelona o cualquier otra ciudad de este tipo, es sinónimo de éxito.

Ahorro de costes de mantenimiento

En una oficina tradicional hay que hacer frente a las facturas de suministros básicos como el agua, la luz o Internet. A la hora de elegir una oficina flexible, estos gastos desaparecen por completo, ya que irán incluidos en el precio. Además del ahorro económico, también supone un ahorro de tiempo ya que no habrá que lidiar con esas compañías de suministros en caso de avería.

Condiciones flexibles

En comparación con otros tipos de espacio, las oficinas flexibles se caracterizan por eliminar los largos periodos de contratación, una cuestión muy valorada por las empresas, ya que supone que puedan tomar decisiones con mayor agilidad y menor riesgo.

Acceso a otro tipo de servicios

A la hora de alquilar una oficina flexible, también te podrás beneficiar de otro tipo de servicios como un equipo de recepción, tener acceso a una sala de reuniones siempre que la necesites o a zonas comunes donde los trabajadores pueden despejarse durante la jornada laboral.

Conectar y establecer relaciones con otras empresas

Al tratarse de espacios donde conviven diferentes empresas, resulta sencillo conocer a otros profesionales que trabajen en tu sector o en otros, con los que establecer alianzas beneficiosas para ambos.

Una vez que conocemos las ventajas que ofrecen las oficinas flexibles, no es de extrañar que cada vez sean más las empresas que apuesten por este tipo de modelo de workplace.

Ir arriba