Las Lomas Passivhaus se ha convertido en un proyecto pionero en términos de sostenibilidad debido a las técnicas utilizadas en su construcción. Está ubicado en las Lomas del Gállego (Zaragoza), devolviendo a sus propietario dinero por el excedente de energía que genera. Para conseguir esto, se ha contado con la ayuda de Griesser, empresa de protección solar que ha elaborado un proyecto de máxima eficiencia energética y comodidad.

La vivienda con mayor eficiencia energética

casa autosuficiente que no gasta energia

Estas viviendas están en fase de construcción, y se espera que esté finalizadas para diciembre del año 2021. Este conjunto de casas ahorran energía y no producen ningún tipo de gasta. Tal es la cantidad de energía que generarán, que sus dueños podrán recuperar parte de la inversión debido al excedente eléctrico. Su interior cuenta con un aire limpio, constante y renovado que favorece la eliminación de virus, bacterias y hongos.

Sin ningún gasto en facturas de luz ni gas, un impacto ambiental casi nulo, y con un alto grado de confort y un ambiente extraordinariamente saludable, estas casas han sido construidas bajo la certificación Passivhaus (casa pasiva). Se trata de un estándar de construcción que introduce la solución más rentable (tanto para el usuario como para el planeta) logrando un modelo de viviendas sostenibles y energéticamente eficientes, con un alto grado de bienestar para sus usuarios. Cuentan con la certificación Passivhaus Premium, la categoría más alta del estándar internacional Passivhaus y la más exigente del mundo en eficiencia energética, lo que las convierte en mucho más eficientes y con un menor consumo que la calificación “A”.

Se podría resumir que estas viviendas conseguirán crear  unas condiciones interiores de temperatura y confort adecuadas durante todo el año, con un gasto mínimo de energía.

También te puede interesar:
La casa del futuro, un hogar inteligente de espacio reducido

A la cabeza de la innovación y de la eficiencia energética

Llegando a generar hasta cinco veces más energía de la que consumen, no solo no gastan nada en suministros en toda su vida, sino que durante el mismo tiempo evitan el gasto en combustible de dos vehículos e incluso tienen energía suficiente para que la compañía eléctrica pague por ella a sus propietarios, gracias a la supresión del controvertido «impuesto al sol».

Sin necesidad de radiadores ni de aire acondicionado, están dotadas de un sistema de ventilación con recuperador de calor, y un suelo radiante que proporciona calefacción y refrigeración. A pesar de que no se trata de una técnica de construcción ampliamente conocida, se está empezando a emplear, incluso, en vivienda de protección pública.

Es el camino por donde va a ir, a partir de ahora, la construcción a nivel internacional, como medida para proteger el medio ambiente. Se trata del claro ejemplo de cómo frenar «pasivamente» y a través de “tu vivienda”, el cambio climático. Concretamente, estas viviendas sólo consumen 15 KW/h m2/año, lo que resulta ser el consumo más reducido existente de cualquier vivienda en España hasta la fecha.

Nunca hasta ahora se había proyectado (ni validado por un organismo internacional) un edificio con menor gasto energético, menor huella de carbono y más ahorro (hasta 6000 euros anuales en energía), superando los estándares más exigentes de construcción a nivel internacional.

Sistema automático de protección solar

Las persianas automáticas y graduables que incorporan estas edificaciones, incorporadas por Griesser, al permitir regular la intensidad de la luz, ofrecen una excelente protección frente al deslumbramiento y el sobrecalentamiento, asegurando ahorro energético. Además, este sistema de protección solar protege el aislamiento del dintel, minimiza la transmisión de ruido, reduciendo hasta un 10% el consumo de energía.