Reformar una vivienda antigua requiere una inversión, y no solo económica, sino también de tiempo y mucha paciencia. Se trata de una experiencia que puede ponernos al límite y, sin embargo, puede ser una de las más gratificantes. Las edificaciones antiguas ofrecen muchísimas posibilidades de cara a una reforma. Sin embargo, es importante saber manejarse sobre el terreno de la arquitectura de interiores para evitar cometer errores. Por eso, siempre, la mejor opción será recurrir a un estudio de decoración de interiores.

Si bien has heredado una vivienda o has decidido invertir en una casa antigua por su ubicación o posibilidades, seguro que cuando miras dentro se te ocurren miles de ideas para reformar la vivienda. ¡Y es posible! Eso sí, necesitarás ideas y conocer los pasos que debes dar.

Pasos a seguir a la hora de reformar una vivienda antigua

reformar casa

Lo primero que debes hacer, aunque pueda parecer obvio, es establecer unos objetivos claros a la hora de reformar una vivienda. Debes pensar si la reforma se ve incentivada por una mejora del confort, conseguir una mejor luz, cambiar la distribución de las habitaciones o conseguir una mejor eficiencia energética.

Una vez tengas claros los objetivos, piensa en el presupuesto. ¿Cuánto dinero estás dispuesto a invertir? Esto será fundamental porque de ello dependerá todo lo que puedas hacer, así como el dinero que piensas destinar a ello. Es necesario que conozcas también el estado de la vivienda, ya que no es lo mismo una vivienda con “aspecto envejecido” pero en buen estado, que una casa que esté completamente abandonada.

Tendrás que pensar en la funcionalidad de la vivienda. Por supuesto que todos tenemos preferencias y quizás te encante el suelo de madera, pero a tus mascotas no tanto. Por ello, lo mejor es que pienses bien los detalles, tengas en cuenta los pros y los contras y encuentres el equilibrio entre diseño y funcionalidad.

También te puede interesar:
Primer Premio COAM y Premio Luís M. Mansilla 2019 a los arquitectos Luis Rojo de Castro y Begoña Fernández-Shaw Zuleta

Intenta evitar perderte por plataformas como Pinterest o Instagram. En estas redes sociales encontrarás millones de ideas increíblemente asombrosas. Pero no son del todo reales. Por eso, lo mejor es ponerse en contacto con una empresa de decoración de interiores que te cree un proyecto real, adaptado a tu presupuesto y siempre conociendo el presupuesto con el que cuentas. Es la forma más realista de conseguir una reforma eficaz y adecuada a tus necesidades y tus deseos.

Una de las primeras reglas que deberás seguir, y de las que te darás cuenta, es que no debes anteponer la forma a la función. Como consejo, guíate primero por la seguridad, después por la funcionalidad y en último lugar por las cuestiones estéticas. Sin embargo, no debes renunciar a la estética, sino entender que en el equilibrio se encuentra la clave del éxito.

Las tendencias: ¿aliados o enemigos?

Sabemos que es muy complicado, pero, intenta guiarte lo justo por las tendencias. Si bien es cierto que las tendencias será lo que encuentres en las tiendas, hay cosas que sabes que serán efímeras, como ciertos estampados. Intenta guiarte más porque realmente te gusten, y no tanto porque “estén de moda”. Intenta no comprarlo todo de golpe ni en la misma tienda. Dedica tiempo…

Al final, aquello que convierte una casa en un hogar es que esta va evolucionando poco a poco. Si quieres que tu casa cuente tu historia, y no la de una revista, lo que debes hacer es dejarte llevar por aquello que te gusta a ti y que te representa. Recuerda: construir un hogar lleva su tiempo.