Reformar el baño tú mismo es posible con el microcemento

En los últimos años, el baño se ha convertido en una de las partes más importantes de la casa. Es un lugar para disfrutar de algo de privacidad, convirtiéndose en un refugio para muchas personas. Debido a esto, no es de extrañar que cada vez sea más habitual llevar a cabo reformas en los cuartos de baños para conseguir un ambiente más agradable. Lo que no todo el mundo conoce, es que esta reforma la podemos hacer nosotros mismos, de forma rápida y sin ningún tipo de obras, ya que se trata de un material que es muy fácil de utilizar. Aquí quiero destacar que el microcemento en baños viene destacando como un material en tendencia que nos ayudará a crear un revestimiento decorativo de altas prestaciones.

Son muchas las ventajas que ofrece este material al ser utilizado en los baños, además de poder ser utilizado de muchas formas diferentes. Debido a su importancia, hoy queremos acercaros un poco a este material para que conozcáis más sobre él.

¿Qué es el microcemento?

Como ya hemos comentado anteriormente, el microcemento es un material que se utiliza para conseguir un revestimiento decorativo y que ha supuesto un gran avance a la hora de cambiar la apariencia de los cuartos de baño ya que, gracias a sus características, es posible llevar a cabo la reforma de una forma más sencilla y rápida.

Se trata de un material que está compuesto por cemento, árido, resina y pigmentos colocándose sobre los materiales existentes, sin necesidad de realizar ningún tipo de derribo. Además, hay que destacar que se trata de un material muy duradero, siendo capaz de aguantar todas las inclemencias a las que estén expuestos.

Ventajas del uso del microcemento

microcemento bano 2

Son muchas las ventajas que ofrece el microcemento a la hora de ser utilizado para reformar el baño, pero a continuación os hablaremos de las más importantes.

No es necesario realizar molestas obras

Debido a los componentes del microcemento, es un material que se puede adherir sobre casi todas las superficies. No hace faltar retirar baldosa, azulejos de las paredes o cualquier otro material, lo que simplifica todo el proceso. Además, mientras se está aplicando, se puede seguir utilizando el baño sin problemas.

Antideslizante

El baño es la zona de la casa donde más condensación se produce. Debido a esto, es importante utilizar materiales que nos aseguren un buen agarre para evitar caídas. El microcemento ofrece este agarre, haciéndolo ideal para ser utilizado en el suelo o dentro de la ducha.

Impermeable

Aunque se trata de un material poroso, se puede convertir en un material impermeable tras aplicar una capa de barniz adecuado.

Resistente

A pesar de no ser un material muy grueso, si que destaca por ser muy robusto y resistente. Es capaz de aguantar muy bien la humedad, el calor o el agua. De ahí que sea perfecto para ser utilizado en el baño.

Sin mantenimiento

Al tratarse de un material al que no se aplica ningún tipo de juntas, la suciedad se acumula menos, siendo más sencillo el proceso de limpieza.

Utilidad del microcemento en el baño

Además de todo lo que hemos comentado, el microcemento es un material muy versátil, y aunque lo más habitual es utilizarlo para forrar paredes o el suelo, también se puede utilizar en otro tipo de elementos como pueden ser:

  • La encimera del lavabo, o incluso para ser utilizado en el diseño del lavabo.
  • Se puede utilizar para diseñar el plato de ducha gracias a que su propiedad antideslizante.
  • También se puede utilizar para crear estanterías donde guardar los elementos habituales de higiene

Estos son solo algunos ejemplos, pero prácticamente se puede utilizar para cualquier cosa. Debido a esto, no es de extrañar que cada vez sea más utilizado en las reformas de los baños.

Ir arriba