Reformar una casa o local suele ser una tarea estimulante, sin embargo, no siempre sabemos por dónde empezar. Lo ideal es seguir un par de consejos para no encontrar ningún contratiempo por el camino y quedar completamente satisfechos con nuestra reforma. En este artículo daremos un repaso por los pasos que debes seguir, desde acudir a profesionales del sector, como Asisde, hasta elegir las referencias que mejor encajan con nuestro estilo y nuestro día a día.

Determinar la reforma

Las reformas pueden ser integrales, cuando afectan a toda la construcción, o realizarse en determinadas partes. Lo primero que hay que hacer es establecer qué es lo que queremos reformar y, sobre todo, para qué. Tratar de sintetizar lo que queremos nos ayudará a encontrar las soluciones que respondan a nuestras necesidades. Por ejemplo, si queremos reformar un baño porque nos resulta incómodo, deberemos tratar de analizar cuál es la razón por la que no nos sentimos cómodos y cuál sería la distribución ideal. Aunque serán los profesionales quienes nos puedan aportar ideas, es importante realizar un trabajo de reflexión previo.

Así mismo, también es posible realizar reformas tanto en el interior del edificio como en el exterior. Uno de los trabajos más demandados son las rehabilitaciones de fachadas, ya que permiten que el edificio o la casa luzca como nuevo.

Valorar el presupuesto

Antes de empezar con una reforma es importante prestarle atención a los recursos de los que disponemos. Las condiciones pueden variar en función de las condiciones de cada construcción. No es lo mismo reformar una casa ya habitada que hacer la reforma de un local de trabajo. Dependiendo de la urgencia de cada caso, será importante valorar si conviene esperar a tener unos ahorros mayores para así poder invertir con mayor tranquilidad o si, de lo contrario, ajustarse al presupuesto actual es vital para poder echar a andar un negocio cuanto antes, por ejemplo.

En esta fase es imprescindible ser realistas ya que, de lo contrario, nos encontraremos con numerosos obstáculos a lo largo del proceso. Una buena idea es acudir a profesionales que nos puedan orientar sobre los precios del mercado, además, empresas de gran solidez en el mercado como Grupo Asisde pueden ofrecer posibilidades de financiación de la obra.

Escoger un profesional que nos dé confianza

Es muy importante trabajar con aquellos equipos que nos hagan sentir completamente cómodos y en los que podamos confiar. No debemos olvidar que estamos poniendo en sus manos nuestras casas y locales. Es por ello por lo que es recomendable buscar cuáles son las marcas punteras del sector en nuestra zona geográfica. Por ejemplo, si buscas reformas en Andalucía Occidental (Sevilla, Huelva, Cádiz y Córdoba), podrás acudir al Grupo Asisde con sede en Sevilla, ya que su prestigio está amparado por clientes satisfechos.

Es también conveniente que la empresa que escojamos tenga una forma de trabajar con la que estemos de acuerdo, ya que, de esta forma, nos podrán orientar sin ningún problema.

Es importante asegurarnos de transmitir toda aquella información que sea importante para nosotros para que así los profesionales puedan realizar una reforma que se ajuste a nuestro modo de vida, así como a nuestras preferencias estilísticas.

Buscar referencias

Aunque los profesionales que escojamos para que lleven a cabo la reforma nos podrán proponer ideas, un buen consejo es buscar previamente referencias sobre cómo queremos que quede la reforma. De esta forma podremos visualizar mejor el proyecto y tener las ideas claras. Una posibilidad puede ser consultar revistas de interiorismo, así como blogs o páginas webs. Realizar esta tarea puede abrirnos los ojos a nuevos estilos que no habíamos valorado previamente.

Debemos también tener presente que no siempre podremos hacer lo que queramos. En la realización de una reforma entran en juego numerosas variables que determinan qué proyectos se pueden realizar y cuáles no. Llegados a este punto, es importante dejarse aconsejar por los especialistas. Sin embargo, llevar un par de referencias cuando hablemos con nuestra empresa, nos facilitará el diseño del proyecto.

Estudiar los materiales

Aunque siempre es importante invertir en calidad, a menudo el presupuesto nos pone límites, haciendo que tengamos que analizar detenidamente los materiales escogidos. No obstante, el dinero no debe ser la única condición que deba marcar la elección de un material u otro. Es muy importante que la reforma nos permita conseguir una estancia funcional. Para eso, hay que analizar nuestros hábitos. Por ejemplo, no sería recomendable incluir en nuestra cocina una encimera que no soporta el calor si solemos dejar las sartenes y potas encima.

Organizar la reforma

Dependiendo de cada caso, la reforma podrá desenvolverse de una forma u otra. Si esta se realiza fuera de la vivienda principal, no tendremos problemas con que interrumpa nuestras rutinas. Sin embargo, cuando se trata de la renovación de una parte de la vivienda, es necesario analizar previamente las repercusiones que tendrá sobre nuestro día a día.

Es importante trasladarles estas consultas a la empresa que nos lleve la reforma para así tratar de establecer una planificación que minimice las molestias. No debemos olvidar que muchas reformas generan contaminación acústica que puede afectar tanto a los usuarios de la vivienda como a los vecinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here