Cuando vamos a hacer reforma de nuestra casa o simplemente queremos cambiar ciertos aspectos del hogar, algo que puede dar mucho espacio son la forma y colocación de las puertas. Pensadas para ofrecer la entrada y salida de cada estancia de la casa, las puertas pueden servir también para garantizar un toque de diseño interior distintivo y original.

Las puertas de interior pueden crear espacios totalmente nuevos con solo cambiarlas o incluso pintarlas, y para ello hay que conocer los diferentes modelos, sus formas y la diversidad de colores según el diseño que se quiera favorecer. Todo depende del interiorismo que ya hayamos otorgado a nuestro hogar, lo que nos va a hacer optar por puertas más clásicas, más modernas o que realcen el espacio.

Las puertas correderas garantizan un mayor aprovechamiento del espacio

Según Wikipedia, la puerta es un elemento de construcción con diversas aplicaciones y sirve para separar estancias del hogar. Pues bien, que una puerta otorgue más espacio al interior del hogar es algo muy beneficioso.

En este sentido aparecen las puertas correderas, ideales en espacios pequeños donde es imposible instalar una puerta abatible. Al abrirse hacia los lados, maximiza los espacios y crea ambientes minimalistas. Esto es algo a tener muy en cuenta debido a la importancia de la acción de entrada y salida de las estancias la cuál debe facilitar el proceso, no dificultarlo, y las puertas correderas logran este efecto.

Puertas blancas para espacios con poca luminosidad

Se debe hacer especial hincapié en el color de la puerta, ya que dependiendo del diseño interior del hogar se elegirá uno u otro, pero el acabado blanco parece la opción más resolutiva de todas. Gracias a su tonalidad clara e incluso brillante a la luz, la sensación de espacio aumenta en las estancias.

También es necesario hacer referencia a las puertas lacadas. Ofrecen un tacto sedoso que no logra prácticamente ningún otro tipo de puerta, pudiéndose combinar a su vez con formas curvas, líneas rectas u otros dibujos en el interior.

Apuesta por la seguridad con puertas blindadas y acorazadas

La seguridad es la clave principal para la elección final de éstas. Contar con una puerta blindada es muy importante, más allá de su robustez, para que ninguna persona ajena al hogar pueda entrar.

Asimismo, la puerta acorazada dispone de un mayor número de vueltas en la cerradura para dificultar la tarea de abrirla sin la llave, con herramientas como ganzúas. Si queremos asegurar nuestro hogar lo mejor es contar con este tipo de elementos, que pueden ir desde el grado 3 hasta el 4 y el 5, ofreciendo distintos tiempos de resistencia al ataque de un intruso.

En las puertas de grado 3, que son ya bastante robustas y ofrecen gran resistencia, un ladrón experimentado tarda unos 20 minutos en conseguir abrirla. Y en los grados 4 y 5, el tiempo de tal obra de robo aumenta a 30 minutos o más. Por tanto, contar con este tipo de puertas para incrementar la seguridad de la vivienda es muy beneficioso además de juegan un papel importante en el diseño interior.

Diseño interior clásico, puertas clásicas

Por último, si nuestra casa dispone de un diseño interior más clásico, lo ideal es colocar puertas del mismo estilo. Las puertas de madera más tradicionales pueden dar un juego bastante estético al hogar, sobre todo si se combinan con suelos rústicos y el interiorismo se utiliza en concordancia.

Los colores de la madera de estas puertas siempre pueden cambiar, dependiendo también del tipo de madera que se utilice en tales elementos. La más utilizada es el roble, que también es posible tintar, y siempre ofrecen un acabado tradicional pero que queda muy bien según el estilo de cada hogar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here