Lo normal cuando quieres realizar algún cambio en casa o una obra nueva en la ciudad condal es llamar a un servicio de reformas casas barcelona. Pero últimamente se está poniendo de moda algo excepcional, las casas contenedor. Seguramente ya habréis oído hablar de ellas. Se tratan de containers marítimos que se acoplan unos a otros hasta formar un bloque de alojamientos. Pues bien, en pleno centro de Barcelona se está instalando un nuevo edificio siguiendo este procedimiento de construcción. Interesante, ¿verdad?

Este nuevo inmueble ubicado en la calle Nou de Sant Francesc, en el barrio de Ciutat Vella, está compuesto por 16 contenedores de los típicos que se utilizan para transportar recursos mediante barcos. El proyecto no está firmado por ninguna empresa de reformas integrales pisos barcelona, si no por el despacho de arquitectos Straddle3. Solicitado por el Ayuntamiento de Barcelona para luchar contra la gentrificación y la demanda inmobiliaria actual de la ciudad, este nuevo edificio dará cabida a ocho estancias de 30 metros cuadrados y cuatro dobles de 60 metros cuadrados. En su gestación también participó el estudio Eulia Arkitektura y Yaiza Terré.

La instalación de estos alojamientos (no pueden ser llamados viviendas porque no superan los 36 metros cuadrados) empezó en julio del pasado año y primero hubo que acondicionar los containers para que fueran totalmente habitables. Este trabajo se realizó en Tarragona y se procuró la preparación del interior de cada uno de los contenedores para que, una vez llevados a Barcelona, solo hubiese que instalarlos en el solar.

Este tipo de alojamientos no tiene nada que envidiar a las viviendas ordinarias en cuanto a prestaciones. Cada uno dispone de baño y cocina de obra, cuentan con fachada de policarbonato y madera, acabados y detalles de calidad y, por si fuera poco, están interconectados mediante un ascensor.

También te puede interesar:
Restauración del emblemático edificio Hoover de Londres

¿Lo mejor de este tipo de construcciones? Pues que son completamente modulables y 100% sostenibles. Si en un momento dado se quiere llevar el edificio a otro sitio completamente distinto, es posible. Por no hablar de los reducidos costes. Simplemente hay que reciclar un contenedor marítimo para aclimatarlo y transformarlo en un lugar donde vivir. Nada comparado a una auténtica obra donde el coste es sumamente superior.

 

También está el aspecto ecológico. La idea básica es aprovechar un desecho que ya no se quiere volver a utilizar para darle un nuevo uso totalmente atemporal. Además, para llevar a cabo las obras tradicionales es necesario muchísima energia y recursos, los cuales no son necesarios en los edificiones hechos con contenedores.

¿Lo peor? Este tipo de construcciones fomentan la vida en alojamientos reducidos. Incluso medios como ‘The Guardian’ lo ha calificado como ‘lata de sardinas’, y la verdad que no les falta razón. Recuerda que cada uno de los habitáculos cuenta con 30 metros cuadrados, y los mayores con 60. Y lo polémico no acaba ahí. Se rumorea que los alojamientos de 60 metros cuadrados rondarán los 1000 euros al mes.

Y a ti, ¿te gustan este tipo de construcciones? ¿Crees que son soluciones eficientes para paliar la emergencia habitacional actual que sufre Barcelona? Coméntanoslo más abajo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here