El diseño de los hospitales, impacta significativamente en pacientes y personal médico

A la hora de diseñar los centros hospitalarios, se puede trabajar para reconfigurarlos bajo un nuevo concepto y visión, dando mayor importancia al paciente y sus acompañantes. Esto mismo es lo que reafirman desde el estudio de arquitectura AEI Spaces, que recientemente fueron galardonados con el OPAL AWARD gracias a su trabajo en el diseño de interiores en el sector salud.

De acuerdo con Marta Gallo y Juliana Fernández, socias fundadoras de AEI Spaces, el nuevo paradigma de diseño para hospitales y centros médicos debe transformarse y crear espacios que acerquen los servicios de la institución al paciente.

“Se debe cubrir la expectativa del usuario y sus acompañantes, para impactar positivamente en una situación compleja y que se garantice un valor de confort y seguridad”, refiere Gallo.

“El concepto principal en este tipo de proyectos es generar experiencias positivas ante una audiencia – pacientes y familiares – más informada y educada frente a la calidad del servicio que reciben. Es así como ellos toman la decisión de volver o no a una institución sanitaria”, enfatiza Fernández.

Llevar a la práctica este enfoque le valió a la firma de arquitectura colombiana obtener la distinción Opal Award por su trabajo en el proyecto Fundación Santa Fe, Torre de Atención Ambulatoria.

Al respecto, las ejecutivas refieren que consideraron dos aspectos principales: el diseño holístico, enfocado en paciente, familiar o acompañante y el staff médico; así como el análisis de campo para comprender qué aspectos generan mejor percepción en cuanto a la atención que se otorga.

Además, el diseño de este proyecto contó con estudios e investigaciones científicas que fusionaron los atributos espaciales para promover la salud en atmósferas curativas, enfocadas para cada nivel de especialidad médica. “El principal objetivo es generar bienestar sensorial, un sistema de servicio accesible y la actividad como medio para la curación dinámica” refieren.

Durante el desarrollo de la Torre de Atención Ambulatoria, la firma de arquitectura detectó tres conceptos para planificar un hospital del futuro:

  1. Los hospitales sin paredes, que propician la conexión entre los nuevos métodos de atención al paciente.
  2. Centros médicos especializados con espacios que faciliten la desconcentración de servicios y eviten que espacios críticos se congestionen como: urgencias, servicios ambulatorios y laboratorios, entre otros.
  3. Planificación y mejora de los servicios para pacientes y familiares a través de la atención personalizada y apoyo con elementos tecnológicos que permiten a los usuarios continuar con sus tareas cotidianas gracias a la conectividad digital de calidad y los beneficios que ofrece la tecnología.

Con base en estas reflexiones, las especialistas saben que hay un reto por delante para desarrollar más proyectos como este.

Lo principal es que dueños de instituciones médicas e incluso áreas gubernamentales comprendan el impacto positivo y trascendente que tienen los espacios acordes con las necesidades de los pacientes.

Es la nueva visión alrededor de la salud, lo que permitirá reducir los tiempos de recuperación de los pacientes; tener procesos más eficientes; un personal más comprometido, y por supuesto, usuarios satisfechos que transmitan una historia positiva sobre su proceso. 

El futuro de los hospitales se está construyendo hoy y las enseñanzas de los últimos dos años deben ser aprovechadas para aplicarse en beneficio de los pacientes del mañana y para diseñar herramientas que nos permitan enfrentar de mejor manera los retos que están en el horizonte, puntualizaron las directivas.

Ir arriba