Eficiencia energética, la nueva moda ecológica

Ahorrar en costes de construcción no siempre significa ahorrar a largo plazo. A la hora de plantearse cualquier proyecto se debe tener en cuenta que, más allá de lo que se gaste en materiales, existe una rentabilidad a largo plazo, de forma que aunque quizás a corto plazo, si prescindimos de ciertas alternativas un poco más caras, estaremos ahorrando, a la larga acabaremos perdiendo dinero.

Y es que una de las últimas vertientes en el mundo de las construcción y la arquitectura es el uso de materiales eficientes a nivel energético, utilizando diferentes materiales, sobre todo, para mantener en el tiempo su calidad, aportando una mayor resistencia contra los elementos o incluso impidiendo mejor que, por ejemplo, el calor salga de nuestra casa (ahorrando así consumo de calefacción central).

Desde arelux.com nos ofrecen una serie de alternativas realmente interesantes, en forma de aislantes térmicos, pinturas térmicas, impermeabilizantes para suelos, resina puente de unión… Son solo algunas de las muchas opciones que podremos encontrar en este sentido, sobre todo en empresas especializadas en la implementación de este tipo de soluciones y/o con amplia experiencia al respecto.

Otros complementos para la construcción son las imprimaciones, los disolventes, la banda autoadhesiva, el rodillo antigoteo… Pero si queremos ahorrar a largo plazo de verdad, la mejor opción es empezar por el material.

En los últimos tiempos ha cogido fuerza la opción de utilizar acero reciclado u hormigón aislante. En el primer caso, el ahorro en cuanto a madera es realmente cuantioso, mientras que obtendremos una casa preparada para todo tipo de inclemencia meteorológica, por lo que se trata de un material muy utilizado en zonas de terremotos o vientos de altas velocidades que podrían poner en peligro estructuras de otros materiales.

En cuanto al hormigón aislante, como su propio nombre indica, el punto de fuerte es precisamente no dejar salir el calor, tal y como citábamos anteriormente, sobre todo para no tener que gastar demasiado en calefacción. Su principal uso es la creación de bloques de aglomerado, a la hora de realizar cualquier tipo de construcción.

Los paneles solares, siempre presentes

Otro de los grandes inventos a la hora de hablar de eficiencia energética, aunque en este caso relacionada con la producción de energía, y no con los materiales de construcción, son los paneles solares.

Durante unos años, cobraron gran protagonismo, postulándose como la principal alternativa a la hora de generar electricidad suficiente como para que todo funcione en nuestra casa, pero no ha habido grandes novedades al respecto, desde el boom que llevó a muchos a instalar las placas.

En este sentido, a la hora de plantearse una inversión en este sentido, hay que tener muy en cuenta el factor climatológico de la zona en la que vamos a llevar a cabo la edificación, así como cuál será el gasto inicial y cuál será el rendimiento a largo plazo.

Como en el anterior caso, quizás a corto plazo nos llame más la atención otras opciones, pero sobre todo es importante echar cuentas y discernir cuál será la mejor alternativa a largo plazo.

Ir arriba