Todo el mundo sabe de la importancia de tener bien iluminada cualquier parte de la casa, para aprovechar al máximo esos espacios, máximo cuando se trata del dormitorio. Cuando hablamos de iluminación, la luz natural es la mejor opción que nos podemos encontrar, pero cuando el sol se esconde, contar con una buena iluminación artificial es fundamental. En este sentido, nos podemos encontrar diferentes opciones, desde lámparas colgantes, plafones o focos empotrados en el techo. Pero estas opciones no son las únicas, todo el mundo debería tener en cuenta una lámpara de pared en el dormitorio, elementos que nos pueden ayudar a mejorar la iluminación, además de convertirse en un elemento decorativo capaz de dar un toque muy especial a esta parte de la casa.

Diseño acorde con la decoración

lampara pared dormitorio

Una de las primeras cosas que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una lámpara de pared, es que su diseño siga las mismas líneas que la decoración del dormitorio donde será instalada. Con esto lo que se busca que crear una mayor armonía decorativa.

Elegir la dirección de la luz

Otra de las cosas a tener en cuenta es la elección de la dirección de la luz que tendrá la lámpara. Podemos optar por una iluminación unidireccional, cuando solo se tiene una salida de luz, que puede ser hacia arriba o hacia abajo.

También tenemos la opción de una iluminación bidireccional, en aquellos casos en los que la luz sale en dos direcciones, ya sea hacia arriba o hacia abajo, o bien izquierda y derecha.

Modelo de la lámpara de pared

Como suele ocurrir en el mundo de las lámparas, podemos encontrarnos diferentes modelos según su forma de instalación. Elegir una lámpara u otra dependerá de nuestras necesidades.

También te puede interesar:
3 maneras de ser única en la moda

Lo más habitual, es que estas lámparas sean fijas en la pared, es decir, una vez colocadas no se podrán mover, pero existen una alternativa que ofrece un sistema extensible pudiendo mover la lámpara para acercarla a nuestra posición, ideal para esos momentos en los que necesitamos una mayor cantidad de luz.

También deberemos elegir si queremos la lámpara con pantalla o sin pantalla. En el caso de no utilizar pantalla, conseguiremos una mayor cantidad de luz, pero según que circunstancias, puede llegar a ser molesto. En su elección, deberemos pensar el uso que se le dará para apostar por uno u otro tipo.

Lámparas en función de la instalación

A la hora de instalar la lámpara, también es posible encontrarnos diferentes opciones. Aunque lo más habitual es atornillarlas a la pared, esta opción no es la única. También existen modelos en formato pinza que podemos ir moviéndola de un lugar a otro, claro está, siempre que tengamos algún punto donde agarrarla.

Función para la que queremos la lámpara de pared

Por último, debemos tener en cuenta el uso que se le dará a la lámpara de pared. De esta forma, podemos encontrarnos varias opciones:

  • Lámparas generales: aportan luz de forma uniforme a alguna estancia.
  • Lámparas de luz indirecta: enfocados a crear ambientes.
  • Iluminación específica: dirigidos a iluminar o resaltar algún punto en concreto.

Además de lo que hemos comentado a lo largo del artículo de hoy, ¿qué otras cosas pensáis que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una lámpara de pared para el dormitorio? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here