A la hora de diseñar una cocina industrial destinada a la preparación de los alimentos para un restaurante, hotel o similar, es importante tener en cuenta ciertas cosas para que el trabajo que se realice en ella se lleve a cabo sin ningún tipo de problema. La distribución del espacio, la maquinaria que debería tener o los muebles a utilizar, son aspectos que nunca se puede dejar pasar por alto a la hora de crear una cocina industrial. Por este motivo, hoy queremos compartir con todos vosotros algunos consejos que resultan de gran utilidad para lograr que una cocina industrial sea realmente funcional.

Diseñar bien el área de trabajo

cocina industrial

Lo primero de todo será tener claro el diseño que tendrá la cocina, para que esta sea lo más funcional posible. Para ello, es importante identificar las necesidades del negocio, el tipo de comida que se dará, el número de personas que trabajarán en ella y la dimensión del espacio. Con toda esta información será más fácil diseñar los espacios que se van a utilizar. Por ejemplo, en el caso de que se vayan a dar desayunos, la maquina para hacer churros debería estar próxima a los fogones.

El objetivo final es contar con un diseño que los procesos y tiempos de respuesta se reduzcan al máximo posible.

Contar con la maquinaria adecuada

A la hora de crear una cocina industrial, también es importante tener presente la maquinaria que vamos a utilizar y el espacio que ocupará. Está claro que la maquinaria que utilizaremos dependerá de las necesidades del negocio, pero siempre habrá ciertos equipos básicos que no pueden faltar. Por ejemplo una freidora industrial, una plancha, un arcón congelador o una máquina envasar al vacio para desperdiciar la menor cantidad de comida posible.

También te puede interesar:
15 ideas de chimeneas para los amantes de la naturaleza

Disponer de buenos espacios de trabajo

En cualquier cocina industrial, es fácil que trabajen conjuntamente varias personas. Cada una de ellas necesitará un espacio cómodo para poder lleva a cabo sus tareas de forma eficiente. Contar con una buena ubicación y disposición de las zonas de trabajo para el personal, influye sorprendentemente tanto en el rendimiento del negocio como en la calidad de los platos elaborados.

Es importante observar y analizar como se mueven cada uno de los empleados dentro de la cocina, para determinar aquellos elementos que pueden entorpecer o favorecer la realización de sus tareas. De esta forma, te podrás dar cuenta si es necesario realizar pequeños cambios que mejoren su funcionamiento.

Contar con espacio de almacenamiento

Si en una cocina convencional disponer de espacio de almacenamiento es algo primordial, en el caso de una industrial esto es aún más importante si cabe. Además de la nevera o un arcón para guardar el alimento congelado, es importante contar con diferentes espacios donde guardar todos los utensilios que se utilizarán para la elaboración de los platos. También será necesario contar con espacio para los platos, fuentes y demás menaje que se utilizará para la presentación de los alimentos cocinados.

Como hemos podido ver, a la hora de crear una cocina industrial, además de la distribución del espacio, contar con la maquinaria adecuada es primordial para conseguir que el trabajo se pueda realizar de forma óptima. Si somos capaces de acertar con estas dos premisas, tendremos mucho camino andado para conseguir una cocina industrial funcional.