A la hora de adquirir una casa, raro es la persona que no tiene que acudir a una entidad bancaria en busca de una hipoteca con la que hacer frente a esa compra. En la actualidad, el rango de hipotecas que ofrece el mercado es muy amplio. Cada entidad bancaria ofrece diferentes opciones con interesantes ofertas, aunque a la hora de la verdad, acceder a una de ella requiere de muchos requisitos que debe cumplir el cliente. Ahora bien, ¿cuál de todas ellas elegir? Está claro que el objetivo de cualquier usuario es elegir la mejor de entre todas las hipotecas baratas que podamos encontrarnos. Si estás pensando en solicitar una y andas algo perdido, sigue leyendo porque os dejamos una serie de consejos que os ayudarán a elegir la mejor opción.

No tener prisa

Como siempre se ha dicho, las prisas no son buenas y a la hora de buscar una hipoteca tampoco. Es necesario tomarnos nuestro tiempo para analizar las distintas opciones que tengamos sobre la mesa para determinar cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades. Dedica algo de tiempo o pide ayuda a expertos en la materia para que te ayuden a acertar con tu elección.

Buscadores de hipotecas

Internet se ha convertido en una herramienta muy poderosa desde la cual podemos encontrar prácticamente de todo. En el sector de la compra de viviendas, también ha adquirido una gran importancia. Es posible utilizar un buscador hipotecas que nos ofrezca un listado de las mejores hipotecas del mercado con información de cada una de ellas. De esta forma ahorraremos mucho tiempo en tener que ir entidad por entidad pidiendo información.

También te puede interesar:
Reforman una vieja posada en la campiña belga para llenarla de luz

Tipo de interés de la hipoteca

Aunque suele ser en lo primero que nos fijamos a la hora de solicitar una hipoteca, este indicador no lo es todo, ya que importan otros factores que pueden decantar la elección entre una hipoteca u otra. Además del tipo de interés, es importante conocer las distintas comisiones que nos cobrarán, e incluso las penalizaciones, por ejemplo si decidimos cancelar parcial o completamente la hipoteca.

Tipo fijo, variable o mixto

A la hora de elegir entre una hipoteca a tipo fijo o variable, es importante tener presente dos aspectos. Por un lado está la capacidad de asumir posibles subidas en las cuotas a lo largo de la vida de la hipoteca. Por otro lado, un tipo fijo nos permite eliminar esa incertidumbre, sabiendo en todo momento el precio a pagar cada mes. Esta opción es recomendable para aquellas personas que no tengan ingresos muy altos.

Además de los casos anteriores, los bancos también ofrecen la opción de una hipoteca mixta, donde los primeros años ofrecerían un tipo fijo para después pasarlo a uno variable.

En este sentido, analizar bien nuestra situación personal y decantarnos por el producto que mejor se adapte a nosotros es también una forma de acceder a una buena hipoteca

Número de años de la hipoteca

No es raro caer en el error de solicitar la hipoteca con una duración lo más larga posible para que de esta forma, nos quede una cuota a pagar más baja. Esto tiene el inconveniente de que estaréis pagando intereses durante un mayor número de años. La opción más recomendable es elegir el menor plazo posible que te permita tu capacidad de pago.

También te puede interesar:
Tejas solares para conseguir una energía limpia

No es raro encontrarse con entidades, que dependiendo de la cantidad solicitada te ofrezca una hipoteca a un determinado máximo de años.

Comisiones a negociar con el banco

Por norma general, las comisiones que deberíamos negociar con la entidad financiera serían la comisión de apertura y la comisión de cancelación. La primera de ellas se cobra una sola vez y se paga al firmar la hipoteca. El importe suele variar, dependiendo de la cantidad que solicitemos, pero puede oscilar entre el 0,5% y el 1%.

La comisión de cancelación de reembolso total o parcial nos la aplicarán cada vez que hagamos una amortización anticipada y suele estar entre el 0% y el 0,5. Lo recomendable es que sea 0%. De esta forma podremos amortizar la hipoteca sin tener que pagar de más.

Negocia con tu banco todo lo que podáis referente a las comisiones ya que significará un importante ahorro de dinero.

Contratación de productos adicionales

Para abaratar el tipo de interés, las entidades bancarias suelen ofrecer a los clientes una serie de productos alternativos que harán el interés descienda algunas décimas. Aquí lo más interesante es conocer si ese descenso del interés resulta beneficioso, o si pagar esos productos adicionales supondrá más dinero de lo que nos ahorraremos.

Además de todos estos consejos que hemos compartido con vosotros, ¿qué otros daríais a nuestros lectores a la hora de contratar su hipoteca? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here