Si cuentas con un establecimiento en el que tus clientes deben esperar en una sala a que sean atendidos, lo ideal es que dicha sala sea lo más acogedora posible. Esto mejorará la experiencia del usuario, lo cual se traduce al final en mayores ingresos. Mucha gente suele descuidar este aspecto sin darle importancia, y ofrece en sus negocios salas de espera frías y descuidadas. Cuando, con unos simples detalles como por ejemplo, unas bancadas sala espera confortables, unos colores bien escogidos y algo de entretenimiento, puede mejorar bastante el asunto. En este artículo te damos unos cuantos consejos que puedes aplicar a la hora de diseñar la sala de espera ideal.

Escoge adecuadamente los colores

Elegir tanto el color de los muebles, como el de las paredes y accesorios puede parecer algo baladí, pero en el caso de una sala de espera es súper importante ya que ejercen un efecto directo en el ánimo de tus clientes. Si por ejemplo, te dedicas al sector sanitario (consulta de médico o dentista) procura escoger colores relajantes y tranquilizadores como el verde o el azul, con un toque de rosa pastel para que haga contraste. En cuanto a su significado, el azul denota honestidad y seguridad, mientras que el verde transmite calma.

Si por el contrario, la sala de espera es para una oficina, te recomiendo colores apastelados como por ejemplo, el rosa pálido el cual denota a tus clientes que van a ser mimados. Ojo con los colores chillones, ya que en muchas ocasiones transmiten ansiedad. Nada de utilizar rojos fuertes o amarillos radiantes.

Al elegir los colores no te olvides de tus colores corporativos, ya que mostrarlos en la sala de espera reforzará tu imagen de marca. Si no estás seguro de qué colores funcionarán mejor, asegúrate de pedir muestras de tela para ver cómo se verán en la sala con la iluminación adecuada.

Mobiliario adecuado

A la hora de amueblar tu sala de espera, sin duda el aspecto más importante es el espacio. Procura que tu sala no parezca una lata de sardinas, con todos los asientos apelotonados. Todos tus clientes deben contar con su espacio personal evitando el tocarse unos a otros. Para decidir cuántos asientos necesitas, considera cuántos te haran falta en el día más ocupado que imagines. A esos asientos súmales unos cuantos más para no quedarte corto. Ojo, ten en cuenta también el espacio vacío de la sala. Tus clientes deben poder caminar y transitar por la sala libremente sin nada que les moleste.

También te puede interesar:
15 elementos naturales con los que decorar nuestro hogar

Puedes decidirte tanto por sillas individuales, como por bancadas para salas de espera. Lo que debes considerar es que estas sean cómodas, ante todo. Que estén bien acolchadas y que permitan que el cliente esté sentado de manera confortable durante mucho tiempo.

En cuanto a la distribución, evita colocar asientos cuya espalda dé a alguna puerta. Esto no gusta a nadie, porque da sensación de incertidumbre. En la medida de lo posible haz que todos los asientos estén de cara a la puerta y que, los clientes, puedan establecer contacto entre ellos.

Cuida el ambiente

Utilizar luz natural siempre es buena idea. Así que, en la medida de lo posible, ubica tu sala de espera en una habitación con ventanas (cuanto más amplias mejor). La luz artificial irrita más que la natural, y eso puede afectar en el ánimo de tus clientes.

Por otro lado, debes intentar aligerar la espera de tus clientes. ¿Cómo? Ofréceles algo de entretenimiento. Las revistas siempre están bien, siempre y cuando estén actualizadas. Pero qué quieres que te diga, estamos en el siglo XXI y puedes contar con algo diferente, como tablets con apps preinstaladas y juegos con los que entretenerse. Ofrece algo nuevo. Innova.

Espero que estos consejos te hayan servido para diseñar la sala de espera de tu negocio. ¿Has puesto en práctica alguno de ellos? ¿Añadirías alguno más? No te cortes y, ¡coméntanoslo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here