Cómo conseguir la oficina perfecta

En la oficina se pasa mucho tiempo y es fundamental para lograr un correcto funcionamiento de la empresa y una buena productividad. Tener un espacio adecuado para ello es crucial para lograr comodidad y productividad. A continuación, te damos las principales claves para lograr la oficina perfecta.

Presupuesto

Por supuesto, es fundamental que te hagas un presupuesto al equipar tu oficina. Haz un listado con el material imprescindible y con aquel que desees pero que sea accesorio. A partir de ahí será mucho más sencillo comenzar a buscar.

Qué espacios tienes que tener en tu oficina

El primer punto es tener claro los espacios que sí tienes que tener en la oficina. Una de ellas será la zona de recepción que ha de ser cómoda para que la espera de las personas que se desplazan hasta allí sea lo más confortable posible. Es fundamental establecer una división clara entre la zona en la que se da la recepción y en la que se trabaja. Así se evitarán interferencias y distracciones.

Otra zona que tiene que haber en toda oficina con varios empleados es una sala habilitada expresamente para hacer reuniones. Si la zona no es lo suficientemente amplia habrá que poner algún tipo de mampara o división que, en último caso, permita hacer reuniones privadas en las que no se produzcan interferencias de ningún tipo y haya privacidad.

Distribución de las zonas

Para distrubuir espacios dentro de una oficina es importante saber separar los mismos a través de muebles divisorios, siendo esto especialmente importante si en una oficina van a trabajar más de una persona. En este sentido, hay que ver que sean elementos de fácil instalación y que permitan aprovechar al máximo los espacios, logrando además incrementar la productividad y todo ello sin tener que realizar obra. Previamente habrá que planificar espacios de oficina para luego poder ejecutar estas divisiones.

Mobiliario ergonómico

Lo mejor a la hora de amueblar la oficina es optar por muebles ergonómicos y cómodos. Sillas y mesas de trabajo cómodas, equipar con todo el material necesario, etc. En la actualidad puedes encontrar un sinfín de opciones y para ello basta con consultar el catálogo para oficinas en mobiliario y ver qué piezas necesitas. No olvides de tener muy presente aspectos como las medidas y las funcionalidades que ofrecen para ver finalmente si estás ante las piezas que requieres.

Cuidar el diseño

El diseño que tenga la oficina debe ir en consonancia con la filosofía de la empresa. Para lograrlo se ha de recurrir al uso de las tonalidades corporativas, los materiales con los que se suele trabajar, etc. En definitiva, que se dé una imagen de continuidad.

Pon detalles que marquen la diferencia

Hay una serie de detalles que pueden elevar el diseño de una oficina y que darán vida. Un ejemplo claro lo vemos a través de las plantas. Las hay perfectos para interiores en los que no se produce una incidencia directa de la luz, las hay que apenas necesitan mantenimiento y cuidados como son los cactus, etc. Sólo se trata de ver qué posibilidades podrían ser las más adecuadas.

Ir arriba