Nadie podrá negar que España es uno de los países más hermosos del mundo. A lo largo de su territorio, nos podemos encontrar miles de kilómetros de playas, así como gran número de parques naturales y muchas zonas de montaña donde la temperatura es mucho más fresca, algo que es de agradecer sobre todo en verano. Hoy nos queremos centrar en la zona de Cantabria, para mostraros una casa de piedra construida siguiendo el diseño tradicional y que esconde un sorprendente interior contemporáneo. La arquitecta Laura Álvarez ha sido la encargada de realizar este proyecto.

Construcción tradicional

La casa ha sido levantada siguiendo las clásicas construcciones de la zona. Ha sido bautizada con el nombre de Villa Slow y tiene el aspecto de una cabaña campesina. Todos los materiales utilizado para su construcción, provienen del viejo cobertizo o bien de la misma zona.

Las toscas paredes de piedra del exterior y los techos, contrastan con el interior contemporáneo en blanco y madera.

El área principal de la casa cuenta con una sala de estar, comedor y cocina con dos grandes ventanas panorámicas que permiten la entrada de mucha luz natural, además de permitir contemplar las vistas de la zona montañosa donde ha sido levantada.

Patio hacia la naturaleza

A un lado de la casa, se ubicó un pequeño patio con suelo de piedra que permite poder disfrutar de las montañas y los valles de la zona.

El interior tiene una gran cantidad de elementos de madera para causar una sensación de mayor calidez. También nos encontramos una combinación de muebles clásicos para relajarse, una decoración minimalista y una chimenea que crea un ambiente muy tranquilo.

En el lado opuesto de la sala de estar, nos encontramos con un comedor al aire libre que se abre hacia una zona de hierba. Cuenta con grandes puertas de madera y acero que se pueden cerrar para proteger a la cabaña de la climatología, a la vez que proporciona privacidad en caso de necesitarla.

Son dos los dormitorios con los que cuenta esta cabaña, cada uno situado a un lado de la sala de estar.

Gracias a la altura de los techos, ha sido posible crear un entresuelo en la parte superior del baño que puede ser utilizado como dormitorio adicional, ideal para una pareja con niños.

Cada dormitorio cuenta con su propio baño que tiene vistas al dormitorio.

Los dormitorios han sido diseñados de tal forma que son imágenes especulares entre sí, con techos altos y mobiliario minimalista.

Ambas habitaciones también se abren al exterior. Cuentan con sus propias puertas de madera que se encargan de protegerlas. Una vez abiertas, permiten la entrada de gran cantidad de luz natural.

¿Qué os ha parecido esta casa de piedra construida en el norte de España? ¿No os gustaría poder disfrutar de ella? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here