Las casas de pequeñas dimensiones y los minipisos están a la orden del día, especialmente entre los jóvenes, aunque son muchas las familias que se ven en la obligación de vivir en este tipo de inmuebles. Conseguir que quepan todos los muebles imprescindibles, los objetos de decoración y sobre todo las personas puede ser un verdadero reto, más aún cuando se tratan de las habitaciones de los más pequeños y jóvenes que necesitan mucho más espacio. En algunos casos, las dimensiones de la vivienda son correctas pero algunas habitaciones son más pequeñas de lo habitual o están dirigidas a tener una doble función.

Y es que, por difícil que pueda parecer, las habitaciones pequeñas pueden dar lugar a infinidad de posibilidades de decoración. Un ejemplo de ello son las camas abatibles, las cuales han experimentado un importante auge en los últimos años, permitiendo ampliar el espacio para crear habitaciones de ensueño. Sin duda alguna, son verdaderamente útiles en dormitorios infantiles y juveniles donde juguetes, armarios, estanterías y escritorios son imprescindibles para el día a día. Y es que la versatilidad y la funcionalidad que ofrecen estas camas abatibles las ha colocado en el punto de mira, convirtiéndolas en un mueble indispensable para cualquier hogar.

Tipos de camas abatibles

Una de las ventajas a la hora de comprar camas abatibles es que se encuentran en todo tipo de colores, estilos y diseños para que a la hora de comprar una de ellas resulte lo más sencillo y cómodo posible. Algo especialmente útil cuando se trata de adquirir camas juveniles para adolescentes, quienes ya tienen claramente definidos sus gustos estéticos. El principal objetivo a la hora de apostar por este tipo de muebles abatibles es disponer de una habitación espaciosa y moderna, por lo que es importante calcular cómo se va a disponer para poder elegir el tipo de cama más adecuada en cada situación.

También te puede interesar:
17 trucos para sacar más partido a tu pequeño dormitorio

Los tipos más habituales de camas suelen ser camas abatibles horizontales, camas abatibles verticales y literas abatibles. Todas ellas están pensadas para convertir la habitación en un espacio amplio integrándose de forma espectacular con el resto de muebles y decoración. Una cama abatible horizontal es perfecta para aquellos que quieran ahorrar espacio ya que son extremadamente funcionales y se ajustan a las dimensiones disponibles. Lo mismo ocurre con una cama abatible vertical, siendo la principal diferencia entre ellas el espacio que dejan: una más vacío hasta el techo y otra por los laterales. Es cuestión de basarse en el diseño que se haya establecido.

Una cama litera, por su parte, resulta bastante útil en casos donde los niños o jóvenes deben compartir la habitación al no disponer de las dimensiones necesarias para tener dos camas o un buen lugar para el estudio. Durante el día, ambas se pliegan hacia la pared permaneciendo completamente ocultas a la vista. De esta forma, se consigue la máxima optimización de la estancia. En ocasiones, las camas abatibles incorporan mesas de escritorio bajo ellas que surgen cuando se pliegan del todo. Un dos en uno que encantará a los más pequeños, ya que aporta un toque original, creativo y muy moderno a sus dormitorios perfecto para sorprender a las visitas.

Por qué decantarse por una cama abatible

Como hemos mencionado, las camas abatibles son uno de los grandes imprescindibles en cualquier habitación de pequeñas dimensiones y es que sus características la hacen muy atractivas. Una de ellas es la calidad de sus materiales, ya que es de vital importancia que estos cumplan con todas las garantías y sean lo suficientemente resistentes como para soportar las subidas y bajadas y no descolgarse. Por este motivo, es habitual encontrar camas abatibles a precios altos, aunque webs como Menamobel cuentan con numerosas ofertas y precios bastante decentes así como un amplio catálogo de diseños para todas las edades.

También te puede interesar:
8 jardines creados en espacios sorprendentes

No obstante, en la mayoría de casos las camas abatibles verticales presentan precios más bajos que las horizontales, por lo que si se busca ahorro y calidad estas pueden ser una opción realmente buena. Por otra parte, decantarse por una cama abatible trae consigo varias ventajas frente a las de toda la vida. En primer lugar, al tener una cama de este estilo se conseguirá un amplio espacio del que poder disfrutar, especialmente si se cuenta con una mesa como escritorio ya que los jóvenes tendrán un buen ambiente para el estudio al sentirse cómodos. De hecho, se pueden realizar varias combinaciones que incluyen camas con escritorios e incluso con estanterías.

Apostando por una de ellas se logrará crear una mayor funcionalidad de la estancia sin tener que renunciar a un diseño moderno. Es lo que ocurre con las camas literas abatibles, las cuales permiten a los hijos invitar a amigos a dormir sin necesidad de hacer malabarismos para colocar otra cama extra. Además, al ser abatibles se camuflan a la perfección en cualquier rincón de la habitación formando parte, en algunas ocasiones, del propio mobiliario. De esta forma, se aprovechará al máximo los metros cuadrados de los que se dispone en la habitación o en el hogar, ya que al recogerse pueden ser fácilmente trasladadas con el fin de ser utilizadas en las diferentes estancias.

A veces puede parecer un quebradero de cabeza amueblar casas pequeñas, pero siempre hay soluciones para todo. Las camas abatibles o incluso las literas abatibles, dan muy buen resultado y además proporcionan un toque moderno y original a los dormitorios. Por lo que, ¡os animamos a probarlas!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here