¿Qué tener en cuenta al elegir una empresa de reformas en Barcelona?

Uno de los proyectos más inspiradores y que más ilusión hace en las personas es realizar una reforma en alguna de las habitaciones de su casa, o en su casa completa. Para que la experiencia sea acorde a las expectativas, es crucial elegir una empresa de reformas que materialice sus planes y, sobre todo, que garantice calidad por encima de cualquier cosa.

El sector de las reformas es uno de mucha competitividad. Por eso, al momento de afrontar una reforma en el hogar no faltarán empresas que puedan hacer el trabajo. La diferencia está en que no todas lo harán de la misma manera ni con la misma calidad. Para garantizar que esto último se cumpla lo mejor es analizar las empresas de acuerdo a algunos factores prácticos.

Equipo profesional multidisciplinario y experimentado

Un error común al momento de afrontar un proyecto de reforma es contratar empresas que no tienen un equipo completo y cohesionado, sino que llegado el momento tendrán que subcontratar, o peor, dejar en manos del cliente la decisión de contratar a alguien más. Ralentiza procesos, genera errores, resulta más costoso.

Lo mejor siempre será apostar por servicios como los de reformas en Barcelona de Nexdom, que entre tantas bondades, tienen un equipo profesional compuesto por arquitectos, ingenieros, albañiles, jefes de obra, electricistas y demás, de manera que los clientes no tengan que preocuparse de absolutamente nada.

Adaptarse a la realidad

Hablando de errores habituales, quizá el error más habitual al momento de contratar una empresa de reformas es no adaptarse a la realidad ni ceñirse por sus límites. Las personas suelen querer lo más barato, pero no establecen criterios para determinar qué tan barato puede llegar a ser una reforma antes de perder calidad o generar resultados para nada destacables. De igual modo ocurre con los plazos, que si no son realistas, lo más probable es que los resultados sean lamentables.

Los trabajos de reformas, más aún si se prioriza la calidad y los resultados, no admiten atajos. Siguen procesos y planificaciones, y lo más saludable es adaptarse a la realidad y a los plazos y costes que manejan diferentes empresas, para que tomar una decisión sea mucho más fácil y los criterios estén lo suficientemente claros como para no caer ante ofertas, presupuestos o plazos de entrega que por la realidad del sector sean imposibles de cumplir sin restar calidad y funcionalidad a lo entregado.

Experiencia en proyectos similares

Nunca está de más solicitar ejemplos de proyectos realizados a las empresas de reformas que se piensa contratar. Pero es mucho más útil cuando dicha empresa ya ha realizado proyectos similares, porque dará una idea muy concisa de lo que pueden realizar, en qué plazos y por cuál presupuesto, pero por sobre todo lo anterior, brinda una perspectiva clara de lo que el cliente puede recibir, lo que sin duda dará mucha tranquilidad.

En cualquier caso, lo más sensato es siempre buscar empresas cuya trayectoria sea verificable tanto en tiempo como en satisfacción.

Presupuestos cerrados y proyectos a medida

En un proyecto de reforma lo peor que puede pasar al cliente, más allá de que el resultado no le guste, es que el presupuesto vaya incrementándose semana a semana, hasta el punto de que se deban tomar decisiones difíciles o hacer sacrificios para poder llevar la obra a buen puerto. La cura para ese mal es sencilla: apostar por empresas que manejen presupuestos cerrados.

Además de eso, es indispensable que la empresa de reformas utilizada realice proyectos a medida, de manera que se adapte totalmente a lo que el cliente necesita, sin necesidad de imponer forma de trabajo, de diseño, de construcción o de materiales, sino más bien adaptándose fielmente a los requisitos y demandas del cliente contratante.

Reformar una casa puede ser una de las decisiones más importantes que se tomen tanto para aumentar el valor de un inmueble como para ganar enteros en confort, comodidad y hasta seguridad. Elegir la empresa de reformas es igual de importante y exactamente por las mismas razones.

Ir arriba