La progresión de los edificios inteligentes en España se ve frenada por la falta de conectividad en las comunidades de vecinos

La domótica cada vez tiene mayor importancia en nuestro país. Se estima que un 65% de hogares ya disponen de, al menos, un dispositivo inteligente, según un estudio realizado por ADT. Sin embargo, nos encontramos el problema de que todo el potencial de la tecnología conectada, solo se aprovecha en el interior del hogar, dejando de lado los edificios y comunidades de vecinos.

“Teniendo en cuenta el potencial del internet de las cosas España, donde más un 82% de la población está dispuesta a instalar soluciones domóticas en casa, sorprende la ausencia de redes WiFi en los edificios”, apunta Henrik Bergman, director regional de Charge Amps, compañía sueca desarrolladora de cargadores inteligentes para vehículos eléctricos. “Disponer de conexión a internet es esencial para disponer de soluciones de videovigilancia o control de consumo, y se vuelve esencial cuando nos referimos a los cargadores y vehículos eléctricos de última generación. Además, es la única forma de avanzar hacia un modelo de ciudades y viviendas eficientes y sostenibles”.

Los llamados smartbuildings ofrecen múltiples ventajas para los habitantes, y es responsabilidad de los administradores de fincas dar el paso hacia un modelo de edificio preparado para el presente y el futuro. La simple instalación de una red WiFi proporciona grandes ventajas en múltiples ámbitos y cada vez será más necesario en el día a día.

Mejora de la seguridad, el uso de energía y la gestión

La mejora en la seguridad destaca como uno de los beneficios principales de los edificios inteligentes. A través de la red WiFi, se pueden habilitar sistemas de videovigilancia avanzados capaces de analizar visualmente y detectar posibles amenazas, además de permitir la instalación de alarmas multifuncionales que previenen robos, detectan incendios o localizan escapes de agua o gas.

Asimismo, las empresas de construcción están integrando cada vez más soluciones interconectadas en la infraestructura de los edificios para asegurar su integridad y anticiparse a potenciales inconvenientes. Además, el uso de la WiFi permite aumentar la eficiencia energética mediante el manejo de la iluminación y la climatización a través de un panel de control centralizado, donde se pueden ajustar múltiples aspectos del edificio de manera precisa. Es posible también configurar sistemas de acceso inteligentes y monitorear el rendimiento de las instalaciones fotovoltaicas, controlando su producción y determinando los momentos de mayor generación de energía.

WiFi en el parking: esencial para aprovechar el potencial de vehículos y cargadores

Si hay una zona de los edificios donde la conexión a internet puede marcar la diferencia, es el aparcamiento. “Los parkings son zonas ‘oscuras’ donde a menudo ni siquiera llega la conexión móvil. Esto provoca que muchos de los sistemas y ventajas de los vehículos de última generación, como alarmas antirrobo o sistemas de navegación, queden anulados”, expone Henrik Bergman. “En el caso de los cargadores inteligentes para vehículos eléctricos, disponer de WiFi garantiza un control absoluto sobre el consumo y la gestión de la carga para que el coche siempre esté listo. Gracias a la conexión a la red, los conductores pueden programar las cargas, aprovechando las horas valle, o bloquear el cargador cuando no lo estén usando para evitar malas prácticas”.

Ofrecer internet en los aparcamientos se presenta como una opción en la actualidad, pero será esencial en un futuro próximo gracias al avance de la electromovilidad. Solo mediante una buena conexión se puede asegurar que los vehículos y cargadores disponen de las últimas actualizaciones de software y firmware para evitar posibles hackeos y garantizar la mejor usabilidad y experiencia.

“Las ventajas que ofrece la conexión en los aparcamientos es el mejor ejemplo de la importancia del WiFi en las comunidades de vecinos. Avanzar hacia los edificios inteligentes es tan sencillo como disponer de internet e ir incorporando dispositivos periódicamente. Sin esa base, los administradores de fincas se quedarán atrás en su gestión, sin poder garantizar un avance hacia la sostenibilidad ni preparar la construcción para el futuro”, concluye Henrik Bergman desde Charge Amps.

Scroll al inicio