El concepto de ciudades flotantes puede sonar como algo de una novela sacada de ciencia ficción, pero podría ser algo real para el año 2020. Seasteading Institute, una organización sin fines de lucro con sede en San Francisco, ha estado desarrollando un proyecto para la construcción de una ciudad flotante en aguas del océano Pacífico. Para ello, han estado en contacto con el gobierno de la Polinesia Francesa para comenzar a probar en sus aguas.

Esta nueva ciudad flotante, podría ser vista con la creación de un nuevo país. De esta forma, se podrían crear una gran diversidad de pequeños países para una gran diversidad de personas.

Ciudad con todo tipo de servicios

Dentro del proyecto, se contempla estas ciudades tengan todo tipo de servicios. Para ello se debería construir una docena de estructuras incluyendo hogares, hoteles, oficinas y restaurantes.

Como hemos comentado anteriormente, se sabe que la organización ha hablado con la Polinesia francesa para hacer las primeras pruebas, pero esto no significa que sea ahí donde se levantaría esta primera ciudad. Si que se conoce que ingenieros y arquitectos han visitado un lugar que tiene muchas posibilidades de ser el sitio elegido para su construcción, aunque su ubicación no ha sido revelada.

Según los dirigentes de esta compañía, con este proyecto se pretende liberar a la humanidad de los políticos, reescribiendo las reglas que gobiernan la sociedad.

Proyecto de muchos millones de dólares

Está claro que no es barato hacer realidad este proyecto. Según las estimaciones de la compañía, haría falta cerca de 167 millones de dólares. Una cantidad considerable pero que tampoco se sube mucho a la parra. Nos podemos encontrar proyectos muchos más caros, como la Torre Analemma. El Instituto Seasteading ya ha recibido fondos del fundador de PayPal, Peter Thiel, sin embargo, para la próxima fase del proyecto, el instituto espera realizar una campaña de crowdfunding que recaude dinero mediante la creación y venta de su propia moneda virtual.

Increíbles vistas de la zona

Está claro, que si al final este proyecto ve la luz, esta ciudad flotante ofrecerá unas vistas privilegiadas a sus habitantes.

Además de los edificios, también será necesario crear una red de comunicación entre las diferentes plataformas que formen parte de la ciudad, así como un medio de transporte para llegar a sus habitantes a tierra firme.

Aunque la idea es que se trate de una ciudad autosuficiente, habrá cosas que dependerán del resto del mundo. También se busca que sea respetuosa con el medio ambiente, por lo que se plantea que toda la electricidad que consuman sea proveniente de energía renovable.

Podéis ver más información en el portal Seasteading.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here