Cuando llega el invierno, la piscina que tanto hemos disfrutado durante los meses de verano pasa a un segundo plano debido a la bajada de las temperaturas. Es el momento de prepararla para pasar el duro invierno hasta la llegada dela próxima temporada de baño. Para ello, la mejor opción es utilizar una cubierta con la que taparla y protegerla de las inclemencias del tiempo. Aunque hemos empezado hablando del invierno, las cubiertas son perfectas también durante el verano, ya que te permite que la piscina siempre esté lista para su uso, y al estar fabricadas en lona, un material muy resistente y seguro te durará muchísimos años.

¿Qué tipo de cubierta elegir?

A la hora de elegir una u otro cubierta, es importante tener presente algunos factores como es el tamaño de nuestra piscina, la forma que pueda tener o si la piscina está en construcción o ya está construida. Estos factores nos indicarán el tipo de cubierta que mejor se adapta a las características de nuestra piscina.

Además de lo comentado, sí que es importante conocer que podemos encontrarnos cubiertas en dos formatos diferentes.

  • Manual: la apertura se lleva a cabo accionando una manivela, mientras que el cierre se realiza tirando de una cuerda.
  • Automático: se utiliza un pequeño motor conectado al sistema eléctrico que se encarga de extender y recoger la lona por medio de unas guías.

Ventajas del uso de cubiertas en nuestra piscina

Ya hemos comentado que son muchas las ventajas que nos ofrece el uso de una cubierta para tapar nuestra piscina. Veamos a continuación algunas de las más importantes.

También te puede interesar:
Palacio ideal, una obra de arte levantada por un cartero

Mayor Seguridad

Uno de los principales temores de las familias que cuentan con piscinas en sus patios, es que uno de sus hijos se pueda caer dentro y perder la vida. Para evitar esto, es importante que las cubiertas cumplas con normas de seguridad europea (NF P90-308) y estadounidense (ASTM F1346-91), tal y como ocurre con las cubiertas de piscina Capcovers. Según esta norma, las cubiertas deben ser construidas de tal forma que impida la inmersión involuntaria de niños menores de 5 años, así como restringir el paso de personas adultas o provocar heridas.

Para mejorar la seguridad, las cubiertas cuentan con un sistema de cierre de forma hermética, lo que ayuda a evitar accidentes. Esto se consigue gracias a que la cubierta está en continuo contacto con el agua, lo que permite que varias personas puedan estar sobre ella con total seguridad.

Por último, para mejorar la seguridad y evitar que los niños puedan quitarla, cuentan con una llave de apertura y cierre que además facilita su uso.

Ahorro en tiempo y mantenimiento

Dentro de las ventajas del uso de las cubiertas, es ayudar a que el mantenimiento de la piscina sea más eficaz. Aquellas piscinas que están en el exterior y que no disponen de una cubierta, están expuestas a muchos elementos que terminan por ensuciar el agua como puede ser el polvo, hojas de los árboles o insectos, entre otros muchos. Al utilizar una cubierta, estamos evitando que todos estos elementos lleguen al agua, lo que hará que esta permanezca limpia mucho más tiempo.

La cubierta también evitará el crecimiento de algas y microorganismos dentro del agua, evitando que esta adquiera una tonalidad verdosa que resulta muy desagradable a la vista. Como consecuencia de todo esto, se reducirá la cantidad de productos químicos a utilizar, así como el uso de la depuradora, lo que supone un importante ahorro tanto de tiempo como de dinero. De esta forma, es posible disfrutar de una piscina más limpia durante mucho más tiempo.

También te puede interesar:
Un colegio de Japón es diseñado para acumular grandes charcos de agua cuando llueve

Conservación

Por último, nos gustaría destacar que el uso de una cubierta para la piscina, os puede ayudar a alargar la temporada de baño. Si os estáis preguntando cómo es posible esto, la respuesta es muy fácil. El uso de las cubiertas, como las que ofrece Capcovers, permiten aumentar la temperatura del agua entre 2 y 5 grados, consiguiendo una sensación más agradable al meternos en la piscina.

También hay que decir que se han convertido en el complemento ideal para las bombas de calor eléctricas y la calefacción solar ya que reducen las pérdidas de calor hasta un 70%. En el caso de las piscinas de interior, la cubierta ayuda a solucionar los problemas relacionados con la condensación.

¿Utilizáis alguna cubierta para vuestra piscina? ¿Qué opinión tenéis sobre las cubiertas para las piscinas? ¿Qué otras ventajas veis en el uso de este tipo de cubiertas? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here