Tienes una terraza y quieres darle un toque diferente, pero no sabes qué hacer, o quizá sí. Has oído hablar del césped artificial para terrazas, de una solución que parece extraída de los campos de fútbol profesionales y que puede cambiar por completo el enfoque que se le da a los espacios abiertos.

¿Vale la pena? Por supuesto que sí. Pero no nos vamos a quedar solo en esa afirmación. Vamos a ahondar en los motivos por los que usar césped artificial en las terrazas tanto de particulares como de negocios.

¿Por qué debes usar césped artificial en tu terraza?

Obviamente, dar el paso para hacer este tipo de instalaciones se debe a las ventajas que plantean. Las bondades del césped artificial en la terraza no son precisamente pocas. Para empezar, lo primero que hay que destacar es su versatilidad. Y es que, aunque lo ideal es usarlo para suelos, también lo puedes colocar en paredes si quieres conseguir un entorno todavía más natural, o jugar con formas y hasta colores para experimentar y conseguir diseños diferentes. Son algo totalmente flexible en ese sentido.

cesped artificial terraza

Otro factor muy positivo es que controla muchísimo tanto temperatura como humedad. Cuando llega el invierno, el césped artificial logra reducir la humedad del entorno considerablemente, evitando su exceso. Asimismo, cuando las temperaturas suben a consecuencia del verano, esta instalación absorbe el calor del suelo, consiguiendo que haya un mayor frescor y la temperatura sea mucho más agradable. Por eso mismo, es habitual verlo en tantas terrazas de bares y restaurantes en zonas cálidas.

Su mantenimiento es mucho más fácil y barato que el de otros tipos de césped, aunque en eso profundizaremos más adelante. Por otra parte, también es mucho más resistente y duradero. Da igual que llueva, que el sol apriete o que caiga nieve. Da igual incluso que haya grandes cargas sobre el césped. Este siempre mantiene el color y su textura prácticamente como si fuera nuevo gracias a la fibra que le da forma.

A su vez es una solución totalmente sostenible. Sostenibilidad que va de la mano del ahorro. Solo hay que pensar en que este césped no necesita riego alguno, así que no hay que pagar una gran suma de dinero con las facturas de agua, a la vez que se reduce el consumo de la misma. A eso hay que sumar el hecho de que muchos de los céspedes artificiales que hay actualmente en el mercado están hechos de materiales ecológicos y con procesos con una huella ambiental mínima. Una doble ventaja.

¿Es complicado su mantenimiento?

Ya lo hemos adelantado, pero conviene detenerse en este aspecto. El mantenimiento del césped artificial es algo muy sencillo, de hecho, puedes echar un vistazo al enlace que acabamos de ofrecerte para ver cuáles son las pautas habituales de este proceso. Esta es, sin duda, una de las dos principales ventajas del césped artificial, siendo la otra lo económico que resulta recurrir a esta instalación tan versátil.

Para cuidar este tipo de suelo, lo único que se debe hacer es limpiarlo con cierta frecuencia. Es habitual que, con el uso, caigan sobre él restos sólidos o cualquier tipo de material que requiera barrer ocasionalmente. Afortunadamente, el césped lo soporta con absoluta facilidad, ofreciendo al terminar el mismo resultado que daría casi recién comprado. Por otra parte, en caso de manchas líquidas, se pueden usar productos de limpieza tradicionales sin miedo alguno. Está preparado para ello.

Se requieren algunos cuidados básicos aparte de la limpieza, obviamente, como darle un riego al menos una vez al mes para refrescarlo, o incluso usar perfumes higienizadores para desinfectar o darle buen aroma. Pero, en comparación con los cuidados que necesita el césped natural, las diferencias son enormes tanto por costes como por tiempo. Hay que invertir mucho menos en ambos frentes para que este césped esté en buen estado, no como sucede con el natural.

No hay que tener nociones de jardinería, ni invertir en abonos, cortacéspedes ni nada por el estilo. Ahorras mucho más dinero a cambio de recibir unos resultados geniales sin tener que sacrificar tanto. No sorprende en absoluto que cada vez haya más voces defendiendo apostar por este tipo de suelo. De hecho, se aconseja ya no solo dentro del ámbito doméstico, para la terraza de tu casa. También se aconseja para las terrazas de los negocios.

El césped artificial es Ideal también para negocios

Es algo que puedes comprobar por tu propia cuenta. Date un paseo por la zona de bares de tu localidad y comprueba todos los que tienen terraza, es muy probable que en varios de ellos veas que se ha usado césped artificial. ¿Y por qué? La respuesta es obvia. Los negocios apuestan por esta solución por sus reducidos costes de mantenimiento, por lo económico de su precio y por las buenas condiciones que genera en el entorno.

Si repasamos las ventajas antes mencionadas, resulta fácil llegar a la conclusión de que es una propuesta que encaja por completo en los negocios, sobre todo dentro del ámbito de la restauración y en territorios donde el clima suele ser soleado y despejado. Algo que se refuerza todavía más en la situación que estamos viviendo. Y es que, en tiempos de pandemia, llevar los servicios de bares y restaurantes al exterior, a terrazas, se ha convertido en una prioridad para la supervivencia de muchos negocios.

Es un modelo que funciona y que, además, cada vez ofrece más opciones, sobre todo más sostenibles. De hecho, la sostenibilidad es una asignatura a la que más negocios se enfrentan porque, entre otras cosas, quieren pelear por conseguir un mundo en mejor estado, uno que sufra menos por la contaminación. La concienciación social que hay respecto a esto ha llegado también a las empresas, y una de las muestras de ello es cómo usan césped artificial en lugar de natural.

En definitiva, es una solución que beneficia a muchos frentes y que poco a poco se está estandarizando. Tanto si tienes una terraza en casa como en tu negocio, no dudes en sondear las opciones artificiales de césped que hay en el mercado.

También te puede interesar:
Exbury Egg, la casa con forma de huevo que flota y que sirve como centro de investigación