El escenario de la película «Bus Stop» de Marilyn Monroe ha sido vendido por 14,2 millones de dólares

¿Eres fanático de la película «Bus Stop» de Marilyn Monroe que data de 1956? ¿Te has imaginado alguna vez dentro de la película? Pues bien, ahora puedes hacerlo con una condición: contar con 14 millones de euros. Y es que esta magnifica finca se ha vendido por la friolera de 14,2 millones de euros exacto. La propiedad está localizada entre las montañas de Sun Valley, dentro del condado de Blaine en Idaho (EEUU). Cuenta con casi 5 hectáreas y está constituida de una casa de invitados independiente y un granero.

«La casa de huéspedes de la propiedad tiene una larga historia. En el pasado ha servido como almacén, gasolinera y, sobre todo, como ‘Grace’s Dinner’ en la comedia ‘Bus Stop’, protagonizada por la leyenda del cine Marilyn Monroe. La propiedad es una de las más caras del estado de Idaho», señala Travis Jones, consultor de Engel & Völkers Sun Valley. Esta región es especialmente popular entre las estrellas de la gran pantalla: Bruce Willis, Ashton Kutcher, Clint Eastwood, Demi Moore y Tom Hanks son algunos de los famosos que tienen o han tenido propiedades en la zona.

Casa de huéspedes con un impresionante patrimonio cinematográfico

La casa principal, construida en 1995 y distribuida en dos niveles, combina una completa privacidad con una privilegiada ubicación en el corazón de la prestigiosa zona de esquí de Sun Valley. El interior, con más de 558 metros cuadrados, alberga cinco dormitorios, cinco baños y un aseo, un estudio y un amplio salón con comedor de planta abierta con cálidos detalles de madera de caoba y múltiples chimeneas de piedra. Además del garaje para más de tres coches y una bañera de hidromasaje al aire libre, la propiedad también cuenta con varias terrazas con elementos de agua, una enorme hoguera y unas vistas panorámicas de Bald Mountain, así como de las montañas Smokey y Boulder.

Rodeada de un lago artificial, la propiedad también cuenta con una casa de huéspedes totalmente equipada, que sirvió de plató para la película ‘Bus Stop’ antes de su reubicación y remodelación. Los 190 metros cuadrados de superficie útil están distribuidos en dos dormitorios, dos baños, un aseo y un salón-cocina de planta abierta. Desde las múltiples terrazas exteriores, con zonas para sentarse alrededor de fogones, se puede disfrutar de fabulosas vistas a las montañas. Al lado de la casa de huéspedes hay un silo que actualmente se utiliza para eventos. Este edificio tiene 295 metros cuadrados y cuenta con un magnífico dormitorio, una cocina totalmente equipada, una zona de estar, un baño, un aseo, una terraza, un invernadero y varios garajes con calefacción.

«Desde el comienzo de la pandemia, cada vez son más las personas que se sienten atraídas por el Oeste americano. Estados como Idaho, Utah y Nevada se sitúan entre las zonas más solicitados del sector inmobiliario de lujo. Los clientes se sienten especialmente atraídos por la amplia oferta de actividades recreativas, así como por el nivel de privacidad y el estar rodeados de naturaleza», afirma Svea Grover, consultor inmobiliario de Engel & Völkers Sun Valley.

Ir arriba