Si hubiera que destacar dos premisas clave que hacen de un diseño algo distinguido, estas serían la adaptación y la flexibilidad. Esto es precisamente lo que se buscó con este proyecto llevado a cabo por el estudio de arquitectura Iker López Estudio. En este proyecto, se ha conseguido modular una vivienda de alma camaleónica, que se puede ir adaptando según la forma de vida del propietario y el uso que le vaya a dar.

Se trata de una reforma llevada a cabo en una casa de 150 metros cuadros y que está ubicada en el barrio de la Estrella de Madrid. El proyecto se abordó de forma integral y con un objetivo principal: dar respuesta a través de la configuración del espacio a dos estilos de vida opuestos. Por un lado el de un hombre soltero, y por otro el de un padre de familia con cuatro hijos que conviven con él cada dos semanas.

El diseño como elemento vertebrador

Para cumplir con el programa de necesidades, el arquitecto explica que, de las grandes inquietudes culturales del cliente (profesional del sector de la aeronáutica y gran apasionado de la lectura) ha nacido la respuesta de diseño sobre la que gira el proyecto.  Se trata de una biblioteca que hace de límite entre lo individual y lo familiar y que cuando la casa se vive en este segundo estadio funciona como distribuidor de las habitaciones infantiles y como zona de estudio común de los hijos, dando la importancia que el cliente buscaba a la relación entre ellos. Algo, además, que permite liberar de la carga académica a sus dormitorios, convirtiendo a éstos en refugios individuales y parcelas de espacio personal para cada uno. Aquí, los tonos vivos y colores de los libros, los utensilios de oficina y la madera natural de las sillas de diseño italiano compradas por el propietario años atrás, rompen el blanco glaciar de la estructura de diseño aportando dinamismo y vitalidad.

También te puede interesar:
Diseño de una casa cubierta de tejas en Vancouver

Dicha biblioteca central ha puesto en valor un espacio muy potente y amplio de la vivienda en su origen, el antiguo hall, que estaba completamente en desuso. Tras la reforma ha pasado a ser el corazón de la casa, la frontera entre sus dos caras y ha ganado en funcionalidad y en luz.

Para el diseño de esta biblioteca se ha tenido en cuenta las circulaciones de las estancias que lo rodean: las habitaciones infantiles y un baño, además de las necesarias para el uso de los cuatro puestos de estudio que alberga. Se ha creado un elemento liviano y ligero con planchas de acero cortadas por láser para las zonas de trabajo y estanterías descolgadas de chapa microperforada blanca para ganar en transparencia, con varillas calculadas para que soporten el peso de todos los libros.

Juego de geometrías

El trabajo de diseño y proyección de la biblioteca marca también un código lingüístico dentro del proyecto, a través del que el estudio de arquitectura ha diferenciado espacios y organizado la planta de la casa.

Por un lado, tenemos una parte muy ortogonal y ordenada (la zona adulta que funciona como piso de soltero); y por otro, otra que aparececon formas oblicuas, curvas y divertidas (la zona familiar) con elementos, eso sí, que pertenecen a los dos mundos: la biblioteca, ya mencionada anteriormente, y la cocina.

Así pues, la vivienda se distribuye en cuatro dormitorios, tres baños (dos de ellos en suite), una cocina abierta al salón, y una biblioteca central compartida. De dicha biblioteca nacen los tres dormitorios infantiles, uno de ellos con aseo incluido, y el baño general de la casa que se aísla de la zona común a través de unas barbas de ballena (tiras de PVC) que independizan térmicamente ambas áreas y que, además, aportan cierta transparencia permitiendo ver a través y logrando entender así todo el espacio.

Precisamente para cada baño se ha utilizado un código de colores diferente y una geometría específica que los dota de identidad propia. El baño principal ubicado dentro del dormitorio del propietario se ha dispuesto en su color favorito, el azul, y juega con geometrías rectas generando un espacio regular. El de invitados, en verde, es oblicuo y anguloso dónde los puntos de fuga parecen los protagonistas y el tercero, el incluido en una de las habitaciones de los niños, es mostaza y se adapta al espacio original de la casa en esa zona.

También te puede interesar:
Hog Pen Creek, una residencia entre lo rústico y lo moderno

Todos combinan con una tonalidad blanca de base que los hace “respirar” y disponen de mobiliario hecho a medida con sanitarios de la marca Roca,modelo In-wash suspendido en el principal yel modelo GAP para los inodoros; y el Inspire Round para los lavabos.

En el baño principal, además, la zona de aguas continúa con el tono blanco de un microcemento que lo hace funcional evitando todo tipo de juntas. Aquí, la gran ducha cuenta con una bancada longitudinal donde sentarse o disponer utensilios y, a su vez, se ha cerrado hasta arriba ofreciendo la posibilidad al propietario de disfrutar de baños de vapor si lo desea.

En cuanto a los dormitorios, destaca el diseño a medida de todos los armarios. Con uñeros redondeados de suelo a techo y sin ningún tipo de molduras el de los infantiles, ofreciendo una estética contemporánea y minimalista; y el del cliente, a modo de gran vestidor diseñado a base de cajas de madera superpuestas de diferentes tamaños con elementos de unión en tonalidad más oscura, y de las que salen unas baldas extraíbles para el almacenaje de la ropa. Este diseño ha sido milimétricamente pensado para que todas las prendas del cliente tengan su espacio específico. En él, además, hay una tarima registrable que permite el almacenamiento oculto de más ropa y que hace las veces de apoyo o asiento en el uso del vestidor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here