Se acerca el invierno y con ello debemos asegurar en nuestros hogares la adecuada aclimatación.  Dentro de las mejores opciones de calefacción, las más buscadas son los radiadores eléctricos y las estufas de gas. En este sentido, a la hora de escoger, debemos considerar una serie de atributos presentes en cada tipo de calefacción para que nuestra compra sea la más acertada.

En este post te indicaremos cómo elegir el sistema que mejor se ajuste a las necesidades de tu hogar considerando factores como rendimiento, seguridad, potencia, nivel de consumo y rapidez para calentar.

confort termico

Radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos emiten calor a través de una resistencia, por lo general son de fácil instalación, resultan ideales para habitaciones pequeñas, no ocupan mucho espacio y su manejo es sencillo. No obstante, suelen tardar un poco para calentar. Por otra parte, son aparatos muy seguros y su traslado no genera inconvenientes.

Ventajas

  • Se pueden transportar de una estancia a otra con facilidad, gracias a que por lo general incorporan ruedas y son ligeros.
  • Son de almacenaje sencillo debido a sus dimensiones compactas.
  • Se instalan sin inconvenientes ya que no se requiere realizar obras para ello.
  • Son limpios porque no generan gases ni humos contaminantes.
  • Se puede limitar su consumo programando las horas de encendido y apagado,

Tipos

En el mercado existen distintos tipos de radiadores eléctricos, de acuerdo a su tecnología, los principales son:

Secos

No emplean fluido térmico, sino que la resistencia eléctrica calienta el material. Además, su montaje es fácil y suelen ser de dimensiones compactas.

De aceite

Este tipo de radiadores emplean fluidos, los cuales circulan por su estructura, facilitando la emisión de calor. Son de bajo consumo energético, pero tardan en calentar las habitaciones, ya que se debe esperar a que aumente la temperatura del aceite. Una vez alcanzada la temperatura ideal, el ambiente se mantiene agradablemente aclimatado.

También te puede interesar:
Camas abatibles, la solución perfecta para ampliar espacios

Infrarrojos

Este sistema de calefacción está constituido generalmente por paneles que se pueden instalar en la pared o en el techo.

Estufas a gas

Son equipos que brindan calidez a nuestros hogares por medio de la combustión de gases. Con estas estufas es muy importante mantener medidas de seguridad rigurosas, por esta razón debemos colocarlas en lugares ventilados, sin objetos inflamables cerca y evitar que niños y animales tengan contacto directo con ellas. La gran ventaja de estos artefactos es que calientan rápido las habitaciones.

Ventajas

  • Tienen gran autonomía porque no es necesario conectarlas a una toma de electricidad.
  • La mayoría de los modelos vienen con ruedas para simplificar su traslado de una estancia a otra.
  • Brindan un calentamiento rápido y potente.
  • Permiten ahorrar, ya que funcionan con gas butano, una fuente de energía de bajo coste.

Tipos

En el mercado hallarás lo siguientes tipos de estufas de gas:

Llama azul

Generan calor por convención o lo que es lo mismo produciendo aire caliente que desplaza al aire frío hasta aumentar completamente la temperatura del entorno. Son muy efectivas para habitaciones de hasta 40 metros cuadrados.

Estufas catalíticas

Por la enorme seguridad que brindan son aconsejables para hogares con niños pequeños o animales. Su mayor ventaja es que emiten calor por medio de un panel catalítico, por lo tanto, no funcionan con fuego directo y de este modo evitan riesgos.

De gas radiante

Por su óptima potencia calórica son utilizadas para los días más fríos. Con este tipo de estufas es recomendable mantener estrictamente las medidas de seguridad.

Radiador eléctrico vs estufa de gas

La elección de tu sistema de calefacción ideal dependerá de las necesidades propias de tu hogar. A continuación, te indicaremos los elementos a tomar en cuenta para seleccionar el mejor dispositivo de emisión de calor para tu casa.

También te puede interesar:
10 sorprendentes pisos de madera para nuestro hogar

Dimensiones del espacio

Si tu inmueble es pequeño y el clima no es tan frío, puede resultarte una buena alternativa un radiador eléctrico. Estos aparatos tienen una potencia recomendada para espacios reducidos, ya que en lugares con estas características brindan y mantienen un nivel de calor adecuado.

En cambio, si vives en una zona de muy bajas temperaturas o la estancia a calentar es amplia, te recomendamos una estufa a gas, debido a que estas elevan la temperatura en poco tiempo y expanden el calor con mayor efectividad.

Energía limpia

Si quieres un equipo cuyo funcionamiento no desprenda sustancias dañinas para el ambiente, los radiadores eléctricos te parecerán mejores.

Ahorro energético

En caso de que desees ahorrar dinero en consumo durante este invierno, la calefacción a gas te será más económica, debido al bajo coste de este combustible con relación a otras fuentes de energía.

Seguridad

Si tienes niños o mascotas en casa, la opción más segura son los radiadores eléctricos, aunque las estufas de gas actualmente incorporan mecanismos de protección bastante efectivos.

Si bien cualquiera de estos sistemas para aclimatar representan una buena adquisición, es importante que consideres con detalle las prestaciones que necesitas para tu hogar, con el propósito de elegir el aparato que mejor se ajuste a tu situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here