Tras el impacto que ha sufrido la economía por los efectos de la llegada de la pandemia a nuestro país, los españoles deben de tener especial cuidado a la hora de elegir una hipoteca para la adquisición de una nueva vivienda. A continuación vamos a compartir contigo una serie de claves que deberás tener en cuenta si quieres elegir la hipoteca que mejor se adapte a tus necesidades personales.

solicitar hipoteca

Lo que debes saber antes de elegir una hipoteca

Ante todo has de saber que las hipotecas se tratan de préstamos a muy largo plazo a través de los que se piden cantidades importantes de dinero, siempre bajo una serie de condiciones que, en ocasiones, resultan difíciles de entender. Existen tres tipos diferentes de hipoteca, entre las que tendrás que elegir una en base a como se ajustan a tus preferencias:

  • Hipoteca Fija: impone un interés que obliga al pago de una cuota fija durante la vida del préstamo, facilitando así una mejor planificación financiera sin incurrir a riesgos como los originados por las variaciones en los índices de referencia.
  • Hipoteca Variable: a diferencia del anterior, el interés de estas hipotecas si varía durante la vida de la misma. Dicho interés se calcula sumando el índice de referencia junto a un diferencial (porcentaje del préstamo que fija cada banco y que no cambia nunca). El euríbor, índice de referencia que suele utilizarse en las hipotecas variables, cambia todos los meses. Esto hace que el interés que vayas a pagar pueda aumentar o disminuir, afectando de esta manera a la cuota que se paga mes a mes por el préstamo hipotecario.
  • Hipoteca Mixta: modelo de hipoteca que establece una cuota variable durante parte de la vida del préstamo. El resto del tiempo que dure dicho préstamo se impondrá una cuota fija, acarreando de esta manera las ventajas de este modelo de pago.
También te puede interesar:
Una casa de hormigón que destaca por su sorprendente geometría

También deberás considerar los gastos y comisiones que vayas a pagar, además de los asociados a la compra de la vivienda y la formalización del préstamo hipotecario. Entre estos costos adicionales solemos encontrar las comisiones de apertura, la amortización anticipada y la de novación. Es por ello que tendrás que tener en cuenta no solo las cuotas de la hipoteca, sino los gastos adicionales que ésta acarrea a la hora de determinar si merece la pena elegirla o no.

Finalmente, te recomendamos que lleves a cabo una cuidadosa labor de comparación entre las diferentes hipotecas ofertadas por las entidades financieras correspondientes. Ten en cuenta las condiciones de cada una de ellas, los costos adicionales, el tipo de hipoteca y el resto de características que influyan en tu decisión para, finalmente, poder tomar la mejor decisión posible.