500 días han pasado desde que se terminó la construcción del Colegio Padre Apolinar destinado a niños y jóvenes entre 4 a 21 años con necesidades especiales. Se trata de un edificio al que se le dio mucha importancia la entrada de luz natural y aire fresco, contando para ello con un total de 193 ventanas de cubierta plana VELUX.

aula con ventanas

Esto es así porque el equipo directivo siempre ha tenido claro “el impacto positivo en la acción educativa” que tienen la luz natural y el aire fresco en los alumnos. Al respecto, VELUX remarca en su Barómetro de la Vivienda Saludable 2020 que una buena calidad del aire y la luz natural en las aulas mejora la capacidad de aprendizaje y concentración de los alumnos en hasta un 15% y la velocidad de resolución de tareas en un 17%: “Es imprescindible que en esta nueva realidad los colegios alberguen un clima interior lo más saludable posible para proteger el bienestar de los niños y profesores y poder aprovechar al máximo sus capacidades. Y no podemos dejar pasar el día de hoy, Día Internacional de la Luz Natural, sin hacer hincapié en lo importante que es la luz natural para nuestro organismo y nuestro rendimiento y la necesidad de contar con una óptima ventilación en las aulas a través de la adecuada localización de ventanas. Somos conscientes de que es una inversión, pero a largo plazo mejorará el rendimiento y bienestar de los alumnos durante toda la vida útil del colegio, y seguirá siendo valorado por padres y profesores mucho tiempo después de la pandemia. Así lo estamos comprobando entre el personal docente y el alumnado del Colegio Padre Apolinar”, ha indicado Yolanda Coello, Marketing Coordinator de VELUX Iberia.

También te puede interesar:
Esta original casa cuenta con un techo curvo para una mejor iluminación natural

Sobre ello, Juan Fernández Armenteros, director de la Fundación Obra San Martín, a la que pertenece el centro Padre Apolinar, ha comentado: “Tan solo siete meses después de inaugurar el nuevo Colegio Padre Apolinar llegó el confinamiento y nos enfrentamos a una situación totalmente desconocida. Una situación compleja a la que hemos tenido que adaptarnos, minuto a minuto. En un curso escolar determinado por el Covid-19, la luz natural en los espacios tan amplios que tenemos y la ventilación continuada han favorecido nuestro bienestar físico, especialmente porque la luz reduce la posibilidad de contagio, y nuestro bienestar psicológico, porque también influye positivamente en nuestro estado de ánimo, potenciando un tono emocional positivo y relajante”.

En este sentido, Esther Ruiz González, directora del Centro de Educación Especial Padre Apolinar y maestra especialista en Pedagogía Terapéutica, ha detallado: “Durante estos dos cursos escolares estamos comprobando los efectos positivos de la luz natural y la ventilación continuada que posibilitan las ventanas VELUX en el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos/as, pues la luz natural está contribuyendo a potenciar su atención y concentración, está influyendo positivamente en su estado de ánimo y previene la fatiga visual. Sin duda, requisitos fundamentales para avanzar en el proceso de desarrollo y aprendizaje a través de actividades educativas y terapias”.

“500 días para repetir”

ventanas velux en el colegio padre apolinar

En palabras de Armenteros, el Colegio Padre Apolinar destaca por ser un edificio con la luz natural “como propiedad fundamental en toda su edificación” y contar con una sola planta totalmente funcional, sin barreras arquitectónicas y con gran protagonismo de las zonas verdes., que ha permitido a alumnos y profesores vivir 500 días “para repetir”: ”Han sido 500 días maravillosos. 500 días de alegría, de crecimiento y evolución, de innovación, de superación, de trabajo en equipo, de actividades educativas especializadas, de terapias personalizadas, de momentos extraordinarios en nuestras aulas y en nuestras salas terapéuticas, de estar juntos frente a la dureza y la adversidad de la pandemia por Covid-19, de afianzar nuestro liderazgo en Educación Especial, de compartir el camino de la Educación en mayúsculas para nuestros alumnos/as, para nuestras familias y con nuestro equipo de profesionales”, ha resumidoArmenteros.