La mayor parte del día, los trabajadores lo pasan en sus puestos de trabajo. Si a esto le sumamos la situación actual provocada por el Covid-19, es casi obligatorio contar con espacios que cuenten con un diseño más versátil y que garanticen la salud y el bienestar de todas aquellas personas que los utilicen. Diseñar una zona de trabajo saludable debería ser el principal objetivo de cualquier empresa o autónomo, además, conseguirlo no es nada complicado. Solo es necesario tener en cuenta una serie de aspectos que nos ayudarán a conseguir este objetivo. Si tú también quieres contar con una zona de trabajo saludable, sigue leyendo porque os dejamos a continuación algunas claves para conseguirlo.

Elegir el mobiliario adecuado

oficina saludable 2

El mobiliario es un aspecto fundamental a la hora de crear un ambiente saludable. Hay que recordar que los trabajadores pasarán muchas horas en su puesto de trabajo, por lo que se hace necesario buscar muebles ergonómicos que le permita estar lo más cómodo posible para evitar problemas musculares. En este sentido, ACTIU ofrece una amplia gama de muebles pensados para todo tipo de entornos de trabajo, así como sillas regulables que garanticen el confort del usuario.

Limpieza de las superficies

Hoy más que nunca, la limpieza es fundamental para evitar problemas de salud. Para una correcta limpieza es importante conocer los materiales utilizados en la fabricación de los elementos que forman parte de la zona de trabajo, ya que no todos se limpian de igual forma. Para ello, es muy importante prestar atención a las indicaciones del fabricante, además de que los trabajadores tomen medidas habituales de higiene.

También te puede interesar:
Estores paqueto

Calidad de aire

La limpieza no solo abarca al mobiliario, sino también a la calidad del aire que, al final, acaba inhalando el trabajador. Lo más importante, es reducir al máximo la concentración de CO2 para disfrutar de un aire más puro. También es importante la higienización del ambiente para acabar con los posibles patógenos que se encuentren en el aire

Correcta distribución de la zona

Lo más recomendable sería poder contar con espacios amplios para una mejor redistribución del mobiliario y de las personas. De esta forma nos aseguraríamos de mantener cierta distancia de seguridad que impidiese el contagio de posibles enfermedades.

Iluminación natural

Una oficina bien iluminada ayuda a mejorar el ánimo de las personas, además de crear un espacio relajante. Para conseguir esto, es importante que el mobiliario esté lo más próximo posible a las ventanas. En el caso de que no sea posible, sería necesario contar con una luz artificial de calidad. Las luces LED se han convertido en una buena alternativa.

Mantener una temperatura óptima

oficina saludable 1

Ni mucho frío, ni mucho calor. Es importante que la temperatura de la zona de trabajo oscile entre los 17 y 21 grados centígrados. Con esto se evitará crear ambientes que puedan derivar en malestar para los trabajadores, a la vez que se optimiza su productividad.

Aislamiento acústico

Reducir al máximo los ruidos desagradables es fundamental para llevar a buen puerto nuestras tareas. La ausencia de ruidos ayudará a mejorar la concentración. Esto es muy importante en aquellos casos donde la oficina es compartida o está muy cerca del exterior.

También te puede interesar:
¿Conoces todas las cortinas para puertas?

Está comprobado que los profesionales que trabajan en una oficina saludable, cuentan con un mayor nivel de satisfacción, además de ser menos propensos a enfermedades. Sin duda, motivos más que suficientes para apostar por este tipo de espacios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here