Calefacción con Placas Solares en tu Casa

A la hora de la instalación de placas solares en el hogar, ya sea para calefaccionar o para generar energía eléctrica, es importante conocer a fondo de qué trata la energía solar, para así poder aprovechar al máximo el rendimiento. 

Esto es conveniente ya que existen diferentes tipos de placas solares, las cuales cumplen determinadas funciones de acuerdo a la tecnología aplicada, al material de fabricación o al número de célula fotovoltaica.. 

Es por ello que, en el post de hoy, te explicaremos qué es la energía solar térmica y fotovoltaica, sus características principales y cuáles son las placas solares correspondientes a cada energía.

Ahora bien, si lo que buscas son placas solares para calefaccionar tu casa, aquí te detallaremos cuáles son las indicadas y qué tipos de calefacción con energía solar puedes aprovechar. De esta manera pasarás el invierno de mejor manera, sin preocuparte por las elevadas facturas de luz y gas.

Y es que no caben dudas de que la energía solar se ha vuelto una de las mejores alternativas ecológicas y limpias para el autoconsumo, frente a la quema de combustibles fósiles que emiten gases de efecto invernadero. 

Con ella es posible tener una mejor eficiencia y un gran ahorro, tanto energético como económico. Por este y otros motivos es que aquí te contaremos todo sobre la energía solar y la calefacción con placas solares.

Tipos de Energía Solar

Cuando de energía solar se trata, como su nombre lo indica, se habla de una energía generada por los rayos solares. De esta manera, al ser el sol la fuente de energía, supone un recurso natural renovable,inagotable, abundante y limpio, ya que no genera residuos, lo que conlleva a un desarrollo sostenible.

Es posible diferenciar diferentes tipos que, de acuerdo a su tecnología, cumplirán variadas funciones y serán aplicadas de distintas maneras. Ahora bien, a continuación te presentamos los dos tipos de energía solar que te explicaremos en el día de hoy: energía solar fotovoltaica y energía solar térmica.

Energía Solar Fotovoltaica

En el caso de la energía solar fotovoltaica, es la que se utiliza para captar la radiación del sol, por medio de los módulos fotovoltaicos, y producir energía eléctrica. Utiliza una tecnología basada en el efecto fotoeléctrico y puede producirse en diferentes instalaciones, las cuales van desde los pequeños generadores en las viviendas particulares para el autoconsumo, hasta las grandes plantas fotovoltaicas.

La electricidad que se genera con esta energía solar puede ser utilizada para las instalaciones eléctricas del hogar, ya sea para luminaria como para el suministro de los diferentes aparatos eléctricos que se encuentren conectados a la red eléctrica.

Energía Solar Térmica

Pues bien, cuando se habla de energía solar térmica, se hace referencia a aquella que toma los rayos del sol y los convierte en calor, mediante placas solares térmicas o, también llamados, colectores solares. También es una energía limpia, renovable, sostenible y, gracias a que no emite gases tóxicos a la atmósfera, es respetuosa con el medio ambiente.

Este calor es posible utilizarlo para la producción de agua caliente sanitaria, la climatización de piscinas y para la calefacción de una vivienda, ya sea por medio de suelo radiante, radiadores, bombas de calor, estufas, entre otros.

Tipos de Paneles Solares

Ahora que ya conoces mejor la energía solar fotovoltaica y la térmica, es momento de dar paso a los diferentes tipos de paneles solares. Muchas veces sucede que se desconoce sobre el tema y al momento de querer hacer una instalación en casa, es difícil comprender debido a la terminología y a los aspectos que hay que conocer.

Paneles Solares Fotovoltaicos o Módulos Fotovoltaicos

Los módulos fotovoltaicos son los encargados de captar los rayos solares y convertirlos en energía eléctrica, por medio del efecto fotovoltaico. De esta manera, mediante un proceso de conexión a red, se da lugar a la electricidad apta para el consumo.

Los paneles solares fotovoltaicos se dividen en subcategorías, de acuerdo al número de células, en donde es posible distinguir entre 36 células, 60 células y 120 medias células, y 72 células y 144 medias células.

Ahora bien, según su tecnología, las placas solares fotovoltaicas se pueden clasificar en dos grandes tipos: las monocristalinas y las policristalinas.

  •             Placa fotovoltaica monocristalina         

La placa fotovoltaica monocristalina es aquella elaborada con silicio puro, monocristalino. De allí que su color sea el negro. Al contener una gran pureza de silicio, el rendimiento de estas placas es mucho mayor, al igual que la vida útil. De hecho, hay garantías que alcanzan los 25 años.

  •             Placas solares policristalinas    

En el caso de las placas solares policristalinas, se diferencian de las anteriores por su color y material. Si bien también están fabricadas en silicio, se trata de la fundición de silicio en bruto, por ello es que su color es más azulado. Debido a esto, el rendimiento sigue siendo alto, aunque un poco menor que las placas solares monocristalinas.

Módulos Solares Térmicos

Los módulos solares térmicos también toman la radiación del sol, pero la transforman en calor mediante los colectores solares. Éstos se encuentran compuestos por diferentes tubos conectados entre sí, por los que circula un líquido colector que se calienta gracias a los rayos solares, y produce calor.

Pues bien, si quieres calefaccionar la vivienda con placas solares, te verás sumergido en un mundo de diferentes tipologías de placas solares térmicas, por lo que aquí te dejamos dos opciones que serán acorde a la instalación para autoconsumo.

  •             Placas solares con captador plano       

Este sistema es uno de los más antiguos, y los más comunes. Se trata de una placa dispuesta para la absorción, la cual posee un color oscuro, una cobertura que funciona como aislamiento y el líquido caloportador, el cual transporta el calor hasta el tanque o bomba de agua. 

  •             Placas solares con tubos al vacío         

En el caso de las placas solares con tubos al vacío, se trata de diferentes colectores en donde se insertan tubos de vacío, conectados entre sí, para evitar las pérdidas de calor. Es uno de los métodos más eficientes, ya que el fluido se calienta a una temperatura mayor, pero es más costoso.

Tipos de Calefacción con Energía Térmica y Energía Eléctrica

Llegando al final del post, queremos compartir los diferentes tipos de calefacción que pueden darse con la energía solar térmica. Y es que cada vivienda es diferente, así como sus hábitos de consumo y cantidad de habitantes, pero lo que comparten, es los diferentes sistemas de calefacción, los cuales pueden darse por electricidad o por agua caliente sanitaria.

Radiadores y Suelo Radiante

La energía solar térmica es la encargada de calentar el agua para diferentes usos, como puede ser la climatización de piscinas, agua caliente sanitaria o la calefacción por medio de radiadores o suelo radiante. En este último caso, se instalan tuberías debajo del suelo por las que circula el agua caliente.

Calderas y Calentadores

Para calefaccionar el hogar por medio de calderas y calentadores, hay que agregar un generador de calor a las instalaciones, para poder hacer uso de la energía solar térmica. De este modo, gracias al agua caliente sanitaria, será posible utilizar las calderas. Ahora bien, ten presente que los calentadores no calefaccionan, sino que sirven para proveer agua caliente.

Estufas y Termos

Por último, en el caso de estufas y termos eléctricos, se hará uso de la energía eléctrica generada por las placas solares fotovoltaicas. De este modo, al funcionar con la misma electricidad del hogar, se producirá un ahorro considerable de dinero y gas.

Para cerrar con el artículo de hoy y, a modo de conclusión, como bien mencionamos a lo largo del post, el aprovechamiento de la energía solar es la mejor opción para disfrutar de una energía limpia, renovable e inagotable, gracias a la fuente natural que la provee, el sol. 

De esta manera, es completamente accesible, ya que puede llegar a sitios donde la red de distribución no llega, por lo que cualquiera puede gozar de electricidad y calor, teniendo placas solares instaladas en el hogar. Incluso existen placas solares para caravanas, furgonetas y autocaravanas. Solo se trata de buscar los kits solares correspondientes para llevar a cabo la instalación fotovoltaica.

Ahora bien, lo mejor de ello es que con las mismas placas solares es posible calefaccionar la vivienda o acondicionarla con sistemas de frío, ya sea por suelo radiante o mediante aires acondicionados. 

Ya no tienes excusas para no mudarte al mundo del autoconsumo, promover el cuidado del medio ambiente y, lo más importante, ahorrar dinero.

Ir arriba