A más de uno os podría extrañar que estemos hablando de chimeneas en pleno verano cuando las temperaturas rondan los 40 grados y lo que menos apetece es más calor. Pero dejando esto a un lado, las chimeneas se han convertido en el complemento perfecto a la hora de decorar el salón o la cocina de los hogares. Ahora bien, ¿qué tipo de chimenea colocar? Las chimeneas de cassette suelen ser una opción muy demandada, más cuando se trata de obra nueva, pero en el caso de existir ya una chimenea abierta, como alternativa nos podemos encontrar la opción de instalar una puerta en el hueco de la chimenea.

Chimeneas Cassette

Las chimeneas Cassette o chimeneas insertables, son aquellas que se encajan en el interior de las chimeneas de obra. Su objetivo principal es el de mejorar su rendimiento y consumir menos. Este tipo de modelos cuentan con una puerta desde la que se controla el fuego, a la vez que nos ofrece seguridad. Sus principales ventajas son:

  •  En comparación con las chimeneas abiertas, las chimeneas cassette permite controlar la combustión, reduciendo al mínimo el consumo de combustible.
  • Se evita que el humo pueda entrar en la vivienda, evitando los malos olores, así como posibles problemas de intoxicación por inhalación de humo.
  • Ofrecen una limpieza más cómoda, ya que el humo y las cenizas generadas en la combustión son canalizadas por la misma estructura.
  • No podemos olvidarnos de hablar de la seguridad que ofrecen este tipo de chimeneas, ya que evitará que las chispas de fuego salten fuera de la chimenea y que puedan ocasiones un incendio.
También te puede interesar:
Diseño interior inspirado en las piezas de Lego

Puertas para chimeneas como gran alternativa

Como gran alternativa a las chimeneas insertables, nos encontramos las puertas para chimenea HotFireDoor. En este caso, a diferencia de las chimeneas cassettes, no se instalaría una estructura completa, sino que únicamente se colocaría una puerta en la chimenea abierta que tuviéramos en nuestro hogar.

Gracias a esta puerta, estamos consiguiendo el mismo efecto que las insertables, pero con un importante beneficio, que no es otro que el precio. Este tipo de puertas cuentan con precios mucho más reducidos que si instalamos una chimenea cassettes, incluso si la puerta tiene que ser fabricada a medida. Un dato muy importante a tener en cuenta para la economía de cualquier hogar.

También es importante destacar que si optamos por la instalación de una puerta para la chimenea, no será necesario realizar ningún tipo de obra, ya que esta se pondría en el frontal de la chimenea abierta. Por contra, si nos decantamos por una chimenea cassettes, lo más probable es que haya que realizar algún tipo de obra para su instalación ya que debe ser encajadas en el interior del hueco, lo que supone un mayor gasto, además de molestias para los propietarios de la casa.

Al igual que el caso anterior, este tipo de puertas también ofrecen importantes beneficios. Veamos a continuación algunos de los más importantes.

  • Incorpora un cristal vitrocerámico que soporta temperaturas de varios cientos de grados, lo que evitará que se pueda romper con facilidad.
  • Cuando se instala la puerta en la chimenea abierta, se consigue que el calor se propague mejor por toda la estancia, creando una sensación de mayor confort.
  • También conseguiremos reducir el consumo de leña, reduciendo de esta forma la inversión en este tipo de combustible.
  • Al cerrar el hueco de la chimenea, estaremos evitando que las chispas caigan al piso, anulando el riesgo de incendios por descuidos.
  • Por último, hay que decir que gracias a la puerta, la estancia estará mucho más limpia ya que ni el humo ni las cenizas saldrán de la chimenea.
También te puede interesar:
8 jardines creados en espacios sorprendentes

Como hemos podido ver, las puertas para las chimeneas abiertas se han convertido en una de las mejores opciones del mercado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here