Murcia es la cuarta comunidad con peor eficiencia energética en las viviendas de España

La nueva Directiva de Eficiencia Energética de la Edificación, que se prevé que esté aprobada entre finales de 2023 e inicio de 2024, plantea un gran reto a un entorno construido como el español, donde más del 80% de los edificios levantados cuentan con una calificación energética ineficiente.

Entre las regiones que cuentan con el % de edificios menos eficientes están el País Vasco (86,52%), Canarias (85,48%), Baleares (84,89%), Murcia (83,84%), Valencia (83,08%) y Cantabria (82,25%).

“En el caso de Murcia se debe a que el parque edificado está muy envejecido, más del 40% de las viviendas y edificios tienen más de 40 años, es decir, fueron construidas antes de 1980, cuando aún no había entrado en vigor el Código Técnico de la Edificación que obliga a los constructores a cumplir unos mínimos de eficiencia”, destaca Manolo López, director de La Manga Club Properties.

Según explica López, “una casa eficiente es aquella que reduce el consumo innecesario de energía, las emisiones de gases de efecto invernadero y la demanda de recursos no renovables. Al mismo tiempo, proporciona condiciones de vida más sostenibles y permite un importante ahorro de dinero a sus residentes. Es un concepto de arquitectura sostenible con el que nos hemos sentido totalmente identificados en La Manga Club Properties, y bastante más sencillo de explicar o aplicar de lo que parece”, añade.

“No solo es vital que las fuentes que produzcan energía sean renovables y limpias, sino que también es imprescindible y necesaria una correcta administración de la energía. La eficiencia energética no solo repercute a nivel económico, reduciendo el importe de las facturas de las familias, sino también a nivel medioambiental, ya que disminuye la explotación de los recursos naturales. La sociedad es cada vez más exigente con la huella que estamos dejando en el planeta y no le importa pagar un plus por mejorarlo”, argumenta.

El directivo de La Manga Club Properties afirma que “las propiedades más sostenibles y con sistemas de eficiencia energética tienen una mayor aceptación entre los inversoresY es precisamente el segmento del lujo el que más capacidad de adaptación tiene a las nuevas exigencias del mercado, algo lógico”, dice, “por el poder adquisitivo del comprador”.

Entre los proyectos que firma La Manga Club Properties siguiendo este concepto se encuentran el de Las Acacias o Las Orquídeas, de  Innov·Arq, una empresa joven fundada en Altea por Jaume Cortés y Rafa Cano, discípulos del prestigioso creador Carlos Gilardi.

Este estudio asegura priorizar los elementos medioambientales más allá incluso de lo que exige la propia normativa. “Desde Innov·arq tratamos de combinar un elevado confort térmico con un consumo de energía muy bajo, gracias a un cuidado diseño de los edificios y sistemas de ventilación controlada. Incorporamos la aerotermia tanto para la producción de agua caliente sanitaria como para refrigeración y calefacción de la vivienda. Este sistema emplea una gran cantidad de energía renovable, a la par que apenas deja emisiones de CO2 en la atmósfera. El compromiso del estudio con la sostenibilidad se extiende también a los materiales empleados, mediante el uso de materiales respetuosos con el medio ambiente”, señalan.

Su estilo es sobrio, pero con una marcada esencia: “El diseño de contundentes voladizos, el empleo de la piedra en elementos singulares, jardineras como integración del verde y el edificio son algunos de los elementos más característicos y repetitivos en nuestros proyectos”, explica Cortés.

Otra de las tendencias es la domótica, muy presente en muchos de estos inmuebles para la automatización de procesos: desde las luces hasta el agua de los aspersores, en el caso de que haya jardín. Algo que confirma Manolo López, que afirma que «es muy común la instalación de luces con sensores de movimiento y de sistemas de iluminación automatizados que optimizan el uso de la energía. Las viviendas también están ideadas para sacar el máximo provecho a la la luz natural. Lo hacen a través de grandes ventanales y cristaleras u orientando las viviendas hacia el sureste. Esta técnica de construcción influye de manera importante en la conservación de la temperatura interior”.

Los edificios y las viviendas deben tener un certificado de eficiencia energética A en 2050 o, lo que es lo mismo, deben causar cero emisiones. Para ello, La EPBD ha diseñado el Pasaporte de Renovación de Edificios, que será obligatorio desde finales de 2025: “La directiva nos adelanta que es una hoja de ruta para planificar la rehabilitación energética de un edificio en varias etapas y está otorgando muchas ayudas y subvenciones destinadas a solventar este gran problema con Fondos Next Generation”, afirma López, pero todo esto ya está integrado en los proyectos residenciales de obra nueva, que recogen todos los parámetros de sostenibilidad y muchos más valores que los que demanda Europa a nivel constructivo.

Scroll al inicio