La importancia del aluminio en el mundo aeroespacial

El aluminio es uno de los materiales más importantes dentro del mundo de la construcción, pero hay otros campos donde también es igual, o incluso más importantes. Es el caso del mundo aeroespacial, tal y como hemos leído en el portal Mentes curiosas.

El aluminio viene destacando por ser un material ligero, resistente y duradero. Todas estas características ha hecho que fuera clave dentro de la aviación moderna, permitiendo la construcción de todo tipo de naves, así como otros elementos aeroespaciales.

El papel del aluminio en la carrera espacial

El aluminio ha desempeñado un papel crucial en la exploración espacial desde el principio. Elegido por su ligereza y su capacidad para soportar las tensiones y el estrés elevado de los viajes espaciales, el aluminio se ha utilizado en el Sputnik 1, en el programa Apolo y, más recientemente, en las misiones de SpaceX. Este material se ha empleado en la construcción de transbordadores espaciales y otros muchos equipos espaciales. Los cohetes de propulsión sólida, incluidos los motores de los transbordadores espaciales y los cohetes de aeromodelismo, usan aluminio como combustible principal.

Entre los hitos espaciales más destacados en los que el aluminio ha estado presente de mil manera, la Asociación del Aluminio de Estados Unidos destaca los siguientes:

1969 – La misión del Apolo 11 a la Luna estuvo basada en gran medida en el aluminio. El modelo lunar Eagle estaba construido casi por completo en aluminio y utilizaba amortiguadores en forma de panal, fabricados también en este metal. Gracias a sus propiedades de estabilidad mecánica, amortiguación y gestión térmica, el aluminio se comporta especialmente bien en el espacio.

1981 – La NASA lanza el primer transbordador espacial Columbia, cuyo diseño se hizo mayoritariamente en el aluminio. Según el astronauta Tom Jones, «el peso combinado del aluminio y las baldosas de aislamiento térmico» hicieron de este material la elección perfecta para el programa del transbordador.

1998 – Para poder transportar material a la Estación Espacial Internacional, la NASA necesitaba reducir el peso del tanque externo del transbordador espacial en un 10%, es decir, 2.500 kilos. El rápido desarrollo de una aleación de aluminio y litio fue decisivo para lograrlo.

2011 –  La NASA lanza el rover Curiosity de Marte, una exploración espacial robótica para buscar pruebas de vida pasada en la superficie del planeta rojo. Ligeras, duraderas y extraordinariamente resistentes, las aleaciones de aluminio de la era espacial fueron la mejor elección para construir el cuerpo y las ruedas del robot Curiosity. Al igual que la carrocería de un coche, la carcasa de aluminio del rover era como una capa exterior resistente que mantenía protegidos y a temperatura controlada los componentes electrónicos vitales y sensibles del vehículo.

2014 – Lanzamiento de Orion de la NASA, vehículo de exploración espacial de nueva generación. Las estructuras primarias de la nave se fabricaron con una aleación de aluminio y litio.

2020 – Mars Perseverance fue la primera aeronave de la historia en realizar un vuelo propulsado y controlado en otro planeta. Esto no habría sido posible sin el aluminio, que contribuyó a su diseño con una mezcla de aluminio de grado de vuelo y aluminio blando no aleado. Estos componentes permitieron que el helicóptero fuera ligero, sobreviviera a temperaturas bajo cero y aguantara múltiples aterrizajes.

El papel del aluminio en la aviación moderna

Más allá de los viajes espaciales, el aluminio también adquiere un rol más que significativo dentro de la industria de la aviación moderna. Las aleaciones de este metal son la elección mayoritaria para la fabricación de aviones comerciales y aviones militares de carga y transporte. Su uso se generalizó durante y después de la Segunda Guerra Mundial y, desde entonces, el material se ha convertido en ingrediente clave para el diseño y proyección de todo tipo de aviones y aeronaves.

Hay diferentes aleaciones en el mercado, pero en específico para su uso aéreo, se encuentra el aluminio 6061 (también llamado aluminio aeroespacial), como el más frecuente y con peculiaridades especiales para este tipo de construcciones. Está conformado por un 98% de aluminio y otros elementos, como el titanio, cobre, hierro y silicio. Es ideal para la estructura de todo tipo de aeronaves y se usa, también, para fabricar alas y fuselaje de cadenas de aviones comerciales, debido a su gran resistencia a la corrosión. 

Además, el aluminio también presenta un equilibrio entre alta resistencia, bajo peso, durabilidad y versatilidad de diseño. Todo ello lo convierte en uno de los mejores aliados, capaz de aguantar y resistir frente a las condiciones más duras y extremas.

Scroll al inicio