El Parque Tecnológico de Actiu cumple 15 años como referente de arquitectura sostenible

El complejo industrial de Actiu en Castalla, que alberga las oficinas y las instalaciones industriales de la empresa fabricante de mobiliario especializado en soluciones para espacios corporativos y contract, ha celebrado su décimo quinto aniversario como un referente en arquitectura sostenible y saludable. Este complejo obtuvo en 2019 las prestigiosas certificaciones Leed Platino de arquitectura sostenible y WELL Platino, que evalúa el bienestar en el interior de los edificios.

Impulsado por la visión innovadora y sostenible del fundador de Actiu, Vicent Berbegal, el Parque Tecnológico Actiu abarca casi 200,000 metros cuadrados y fue inaugurado en noviembre de 2008. Fue diseñado por el arquitecto Tomás Llavador Arquitectos e Ingenieros con un enfoque en la comodidad de los trabajadores y el respeto al medio ambiente.

El diseño de los edificios aprovecha al máximo la luz natural y recoge el agua de lluvia mediante un sistema de canalones en la cubierta, que luego se almacena en depósitos subterráneos de más de 12,000 metros cúbicos para abastecer las necesidades industriales y de riego del parque.

Las instalaciones fotovoltaicas de Actiu generan 7,000,000 kWh al año, seis veces más de lo que el parque consume, lo que evita la emisión de 8,300,000 kg de dióxido de carbono (CO2) anualmente a la atmósfera.

Además, el complejo fomenta la vegetación y la biodiversidad mediante la repoblación con miles de especies diferentes y 5,000 plantas autóctonas.

Soledat Berbegal, consejera y directora de Reputación de Marca, destaca que «la conexión con la naturaleza y el entorno es uno de los pilares de Actiu», y agrega que la empresa se ha mantenido conectada a su entorno en Castalla durante 55 años, desde que comenzó como un pequeño taller de muebles.

El Parque Tecnológico de Actiu se ha centrado desde el principio en el diseño sostenible, un valor que se refleja en su arquitectura, interiorismo y productos, muchos de los cuales cuentan con la certificación ECOdiseño.

Este enfoque sostenible ha llevado a la obtención de la certificación LEED Platino otorgada por el US Green Building Council y la certificación WELL v2 Platino otorgada por el Well Building Institute, que evalúa el bienestar físico y emocional en el interior de los edificios.

El diseño interior de las instalaciones de Actiu promueve la decoración biofílica, la iluminación natural y los colores que favorecen ambientes agradables y saludables, lo que a su vez estimula la motivación, la creatividad y el bienestar de los trabajadores.

La empresa también ha implementado medidas de bienestar, como la disponibilidad de puntos de agua a menos de 30 metros de cualquier zona de trabajo, la oferta diaria de fruta fresca gratuita y la presencia de un entrenador personal que promueve la actividad física, todo como parte de su plan de salud y bienestar en beneficio de los empleados y la empresa en su conjunto.

Second Act

Esos mismos valores guían Second Act, la filosofía corporativa sostenible de Actiu. Un marco de trabajo que parte del Parque Tecnológico de Actiu y abarca la apuesta por el ecodiseño en todos sus productos de mobiliario profesional, los materiales sostenibles y la reciclabilidad de sus piezas.

La transformación empresarial e industrial auspiciada por Second Act se ha traducido en los últimos dos años en la reorganización de los procesos productivos con la nueva planta de tableros Actiu 7 y la redistribución y sensorización de las Naves 1 y 2 para reducir el consumo energético un 70%.

En el último año se ha optimizado además el uso de los materiales: se han sustituido las cantoneras de poliestireno por cartón 100% reciclado, se ha eliminado el corcho sustituyéndolo por panel alveolar, se ha optado por el metal inyectado y extrusionado y se ha reducido la temperatura de 220º a 190º en el proceso de pintura para ahorrar material y emisiones.

Se ha optimizado del uso de materiales y se han aprovechado los excedentes textiles de los procesos de tapizados para crear una línea de accesorios como neceseres y bolsos, favoreciendo la energía circular y el kilómetro cero en la Hoya de Castalla (Alicante).

Fluit

Fluit es el producto que culmina la estrategia de economía circular de Actiu, su primera silla 100% sostenible. El 70% del material empleado es plástico reciclado y certificado, creado a partir de cajas del sector agrícola de Andalucía. La fibra de vidrio supone el 30% restante del material y también es reciclada.

En su embalaje, se emplean cajas de cartón con tintas al agua mientras que el film alveolar se crea con un 15% de material reciclado y es 100% reciclable.

Además, el tejido Felicity del fabricante Gabriel, que Actiu emplea en sus procesos de tapizado, se crea a partir de botellas sacadas del fondo del mar. 7 botellas de plástico equivalen a un metro cuadrado de tela. Actiu emplea, a su vez, fieltro fonoabsorbente fabricado también a partir de botellas de plástico para crear paneles acústicos que disminuyen el ruido de los espacios compartidos.

En los últimos dos años, el proceso de economía circular ha incorporado la Melamina con 0% formaldehído, acero 100% sostenible – que minimiza las emisiones de CO2 en el transporte y procesamiento -, madera con certificación FSC de Cadena de custodia y aluminio procedente de la industria automotriz.

Desde el punto de vista del reciclaje, gran cantidad de los aceros empleados son reciclables, al igual que el aluminio. Los cartones utilizados para el embalaje son reciclables y reciclados y las bolsas son compostables.

Scroll al inicio