Cuatro ideas clave para diseñar tu espacio de teletrabajo

Durante la pandemia, especialmente en el año 2020, una de las soluciones recomendadas por la Administración y que ya venían tomando muchas empresas, fue la de promocionar el trabajo desde casa, vía remota, el teletrabajo.

Este fenómeno ha seguido impulsándose una vez controlado el avances del coronavirus, pues muchas compañías han iniciado un sistema mixto que consiste en encontrar un equilibrio entre el trabajo remoto y las sesiones en la sede de la empresa.

A esta situación, ya con el control de la pandemia, se suma otro motivo que está reforzando el teletrabajo, y es la crisis climática. Una de las soluciones para evitar el consumo vinculado de combustible vinculado a los desplazamientos hasta los centros de trabajo es realizar las jornadas laborales desde casa.

La digitalización permite esta fórmula, y además en los últimos años han aparecido nuevos perfiles profesionales que pueden trabajar directamente desde casa, incidiendo esto en una mejora en la calidad de vida y más opciones para conciliar la vida familiar.

Hoy te proponemos algunas ideas para diseñar tu espacio de teletrabajo y reforzamos las propuestas con recomendaciones para que las jornadas laborales sean eficientes y productivas.

Usar papel pintado en la decoración

Una alternativa para decorar el espacio de trabajo en casa sin necesidad de invertir mucho dinero es con papel pintado insertado en las paredes como fondo. El efecto que provoca es el de mayor sensación de confort, ya que cuando estés un poco agobiado, podrás apartar la mirada del escritorio y visualizar un lugar de distracción.

El punto interesante del papel pintado es que existen formatos y diseños muy variados. Los más comunes suelen ser los que incluyen planisferios o fondos naturales exóticos, que transmiten paz y armonía. No obstante, la variedad es amplísima, así que la idea debe ser buscar un modelo ajustado a las dimensiones del lugar de trabajo y que no genere mucho desasosiego ni sea motivo de distracciones.

Las plantas y su poder de relajación

En muchos centros de trabajo se suelen incluir plantas artificiales, ya que es la forma más cómoda de recrear un espacio con elementos vegetales pero que no requiere de cuidados ni mantenimiento. Además, en los espacios colectivos siempre hay más confrontación para decidir qué temperatura es la adecuada o dónde deben ir colocados los elementos de este tipo.

En casa, en cambio, las plantas de interior naturales están en tendencia. Si eliges una que no requiera muchos cuidados y admita bien temperaturas e iluminación interiores, acabarás disfrutando de su aroma y su poder de relajación. La ventaja con las plantas es que, su éxito es tan alto, que incluso las puedes encontrar en almacenes de mobiliario y otros establecimientos, no solo en viveros.

El mobiliario de oficina

El mobiliario es el elemento principal a la hora de diseñar un buen espacio de teletrabajo. Aquí, como en los ejemplos anteriores, las posibilidades son infinitas, así que, más que propuestas decorativas, lo interesante es encontrar mesas y sillas de oficina que sean confortables, ergonómicas y resistentes.

La idea es dar con el mobiliario que más se ajuste a las necesidades de cada usuario, teniendo en cuenta que se pasan muchas horas en este espacio. A su vez, todo el material de oficina ha de estar a mano, de modo que se recomiendan accesorios de almacenaje abiertos. Otro apunte interesante es despejar la zona, tanto la mesa de trabajo como el resto de áreas, pues esto ayuda a mantener la concentración y trabajar de manera eficiente.

La iluminación en los espacios de trabajo

Finalizamos este carrusel de recomendaciones con la iluminación. Siempre que sea posible habrá que priorizar la entrada de luz natural en el espacio de trabajo. Esto implica distribuir el resto de elementos en función de ella.

Sin embargo, cuando la jornada laboral se prolonga hasta el horario vespertino, es imprescindible reforzar la estancia con una buena luz artificial. Lo más adecuado es usar iluminación artificial de tono neutro a modo de luz general y acompañar esta de puntos de luz articulados y dirigidos al área de trabajo.

La luz neutra es la ideal para impulsar la productividad porque favorece la concentración. Pero si quieres añadir otros puntos de luz a modo de efecto relajante y de confort, la solución pasará por otro punto de luz con tonos cálidos.

Ir arriba